Recomendamos

Diez razones para entender qué es la red compartida y por qué debería importarnos

27 Abr, 2016 Etiquetas: ,

¿Qué elementos debemos tomar en cuenta para valorar las bondades que, dicen autoridades de telecomunicaciones del país, traerá este proyecto que licitará la banda de 700 Mhz? ¿Cómo repercutirá en usuarios comunes de Internet?

TEXTO: MARIANA TORRES

En los próximos dos años escucharemos a los expertos en negocios y telecomunicaciones hablar sobre el proyecto de la «red compartida», un concepto que suena complejo, pero que es de interés general. Y es que la conexión a banda ancha [es decir, a Internet de más de 512 Kbps] se ha vuelto fundamental para el desarrollo de la economía, porque permite el nacimiento de nuevos modelos de negocio, el pago de servicios, regularización de las empresas; de la educación, por todo el acceso al conocimiento; de la salud, con la telemedicina, etcétera.

Aquí un esbozo de las razones por las que debería importarnos:

1. Con la reforma constitucional en materia de telecomunicaciones aprobada en 2013, apareció el proyecto de infraestructura más ambicioso [y polémico] de la administración de Enrique Peña Nieto: la red compartida en la banda de 700 MHz; es decir, 90 megahercios de esta frecuencia que el Estado mexicano se reserva para administrar a través de una «red pública mayorista».

2. En la banda de 700 MHz se alojaban los canales de televisión abierta. Sin embargo, con el avance tecnológico, se le encontró un uso más propio de la evolución del consumo de contenido: es ideal para llevar banda ancha móvil [el servicio de Internet que recibes en tu celular o tableta] a las zonas más alejadas del país. Y está libre, luego del apagón analógico.

3. Las frecuencias del espectro radioeléctrico, mientras más bajas, alcanzan mayor cobertura con menor número de antenas instaladas. De ahí que la frecuencia de 700 MHz sea una de las más valiosas a nivel mundial. En general, los servicios móviles se encuentran en las frecuencias de 1.7 GHz y 2.1 GHz.

4. ¿Por qué se lo quedó el Estado? Una teoría de platos rotos convenció a los autores de política pública de que el Estado puede revender a los operadores capacidad de la red. Me explico: la frecuencia por sí misma necesitará la instalación de una red, este proyecto lo ganará una empresa que deberá invertir, junto con el Estado, 7 mil millones de dólares. Una vez instalada, el Estado podrá vender datos a los operadores, y estos últimos a los usuarios como tú y como yo. Como cualquier otro negocio de mayoreo.

5. El modelo se llama de «asociación público-privada»; en él, el Estado pone el espectro, mientras la empresa que resulte ganadora pondrá el dinero para el diseño, construcción y operación de la red.

6. La reforma constitucional en su artículo décimo sexto dictaba que la instalación de la red compartida debió iniciar en 2014, pero la Secretaría de Comunicaciones y Transportes [SCT] y el IFT publicaron las bases de licitación el 29 de enero de 2016. Por lo tanto, la entrega de la concesión ocurrirá hasta el 9 de diciembre de 2016 y, hasta marzo de 2018 iniciará la operación comercial de la red.

7. Si el proyecto funciona, podría significar al quinto año de operación de la red, la cobertura de 85 por ciento de la población agregada nacional. Es importante señalar que este proyecto no era la única forma de cumplir este objetivo; en otros países de América Latina como Chile o Brasil se impone a las empresas durante las licitaciones de espectro la obligación de cubrir las zonas más alejadas [donde las empresas consideran que no es negocio llegar] al mismo tiempo que las urbanas.

8. La banda ancha forma parte de las prioridades de los países porque ha demostrado ser un catalizador de derechos como el de la información, al permitir a los usuarios buscar, investigar o difundir información; de participación ciudadana, al tener mecanismos de acceso a las actividades públicas de los funcionarios y facilitar la vigilancia del ejercicio del gobierno; de denuncia, de exigencia, de servicios públicos; de educación, al promover habilidades digitales, permitir a alumnos y educandos acercarse al conocimiento, y es un factor que, con orientación productiva, puede impulsar la economía.

9. La perspectiva tecnológica es que la red abra la posibilidad de nuevos usos de la banda ancha y conecte máquinas, hospitales, escuelas, investigación, etcétera.

10. Cuando se dio a conocer el proyecto fue sumamente criticado porque este modelo no tiene precedente internacional. El más cercano se lleva a cabo en Ruanda, con resultados todavía desconocidos. Es, como diría el economista Ramiro Tovar, «un experimento del Estado».

 

Imagen de portada: ケータイ会議 F-04G by Norio NAKAYAMA-Flickr-[CC BY-SA 2.0].


Mariana Torres
Mariana Torres

Periodista egresada de la UNAM y obsesiva del estudio de los medios. Escritora por compulsión, la encuentran en Twitter como @grafografa.





Artículo Anterior

#24A: La tarea pendiente

Siguiente Artículo

Cómo no cerrar los ojos: entrevista con Helena Chávez





También te recomendamos


Más historias

#24A: La tarea pendiente

Pasada la emoción que produjo la marcha, es momento de pensar qué sigue, cómo acabar con los distintos tipos de violencia...

26 Apr, 2016