Recomendamos

La “locura” de darse a sí mismo

24 Ago, 2012 Etiquetas: , ,
Porque los migrantes centroamericanos al atravesar México
en busca del American dream se enfrentan a todo tipo de abusos.
TEXTO: XOCHIKETZALLI ROSAS

El rechinar de las ruedas sobre los rieles escupe huesos rotos y carne viva. El tren proveniente de Centroamérica cruza la frontera mexicana revestido de los cientos, miles, de indocumentados que quieren llegar a Estados Unidos.

La Bestia.

El Diablo, El Animal, el Tren de la Muerte, lo llaman quienes han atado con las cuerdas de la fortaleza sus cuerpos a los hierros incandescentes para no caerse, para resistir la sed, el hambre, el sueño y llegar a salvo; porque el tranvía no se detiene.

Y aparece él, en Ixtepec, Oaxaca, el hombre que carga una cruz de madera en el pecho, que mira a través de un par de cristales redondos sobre sus ojos a las mujeres, hombres y niños que se aferran al techo, a los tubos para no perder lo único que les pertenece: la vida.

Él. El sacerdote Alejandro Solalinde a gritos les ofrece comida y un techo donde protegerse del día, de la noche. Un descanso. Un respiro para curar las heridas, restaurar la esperanza, aumentar la fortaleza para agarrar de nuevo el trote de la imparable maquinaria de metal y continuar, o regresar al hogar que dejaron atrás.

Les abre las puertas del albergue que cimentó con una plataforma de cemento y el cielo estrellado como techo para ayudar a los inmigrantes: La casa del migrante “Hermanos en el camino”.

Porque aquí, en México, empieza el infierno.

Los migrantes centroamericanos al atravesar el país se enfrentan a los abusos de las autoridades migratorias, la discriminación, la violencia. En el camino pueden perder  partes de su cuerpo, la libertad y la vida. Son secuestrados, extorsionados, traficados. Humillados.

“Lo más duro no es pasar la frontera con Estados Unidos, es pasar México”.

Corte A.

Moisés practica algunas frases en inglés. My name is Moisés. Sonríe frente a la cámara que la cineasta Alejandra Islas le pone enfrente. Quiere llegar preparado a los Estados Unidos. Su padre, José, salió de El Salvador con él, de 10 años aproximadamente, para poder ofrecerle una mejor vida.

José se siente viejo y quiere enseñarle de la vida y del trabajo a Moisés, para que el día que él falte, su hijo pueda defenderse y enfrentarse. José mira a Moisés mientras relata la pobreza de su país, la soledad que ambos han cargado por miles de kilómetros por la muerte de la esposa-madre hace algunos años. Las lágrimas quieren explotarles. Se resisten.

Ambos están agradecidos con el padre Solalinde por el recibimeinto. Por el refugio. Se sienten en deuda. No sólo ellos. Todos los que llegan a Hermanos en el camino, miran a unos cuantos metros las vías del tren, y saben que cuando decidan montar de nuevo a la Bestia cargarán en sus memorias a aquel hombre que con un plato de comida, un techo humilde y una frase reconfortante les recargó la fuerza; luchó por ellos y sus derechos.

Porque Alejandro Solalinde está loco, de esa locura que sólo unos cuantos experimentan, la de darse así mismo.

Y, entonces, también cargarán una deuda impagable.

Corte A

Los cientos de rostos de los salvadoreños, hondureños y demás inmigrantes desgajan la soledad de su viaje, la desolación de aquella vida que abandonaron en sus países, la valentía con la que se enfrentan al infierno de las tierras lejanas.

Y Solalinde escribe en sus libretas los datos de cada uno de los hombres y mujeres que pisan su albergue. Con un lápiz va sumando en su base de datos. Que nadie falte, que todos proporcionen sus referencias personales y se les tome una fotografía. Quiere contar con la información necesaria para ayudarlos, para que encuentren a sus familiares, obtengan sus papeles.

Porque como La Bestia, que le trae a diario personas que resguardar, él no se detendrá. No quiere más huesos y carne viva incrustada en las ruedas, rechinando en los rieles del tren.

Tráiler del documental:

 

El Albergue

México 2012

Dirección, Guión y Fotografía: Alejandra Islas

Música: Fernando Mariña

Sonido: Jaime “Oso” Pavón, Cola de Tigre Estudio

Edición: Alejandro Quesnel, Alejandra Islas, Víctor Mariña

Producción: Utopía Producciones, Rabacanda Films, IMCINE-CONACULTA

 

Entérate:

El Albergue se proyectará en el 5to Festival Internacional de Cine en Derechos Humanos en el Cinépolis Diana [Avenida Paseo de la Reforma 423, Cuauhtémoc, Ciudad de México, DF] el próximo 25 y 26 de agosto. Se contará, en ambas proyecciones, con la presencia de la directora. Cónsulta los horarios.

Para mayor información sobre el albergue Hermanos en el Camino puedes consultar su sitio web y perfil en Facebook.



Xochiketzalli Rosas
Xochiketzalli Rosas
Coordinadora editorial de Kaja Negra. ¿Que si escribo? No, imagino que lo hago. En Twitter: @xochketz Correo: ketzalli@kajanegra.com




Artículo Anterior

Mi fístulo

Siguiente Artículo

Dee Dee y Brandon Welchez





También te recomendamos


Más historias

Mi fístulo

Esta ocasión contamos con la colaboración especial de Alberto Vargas Iturbe, el Pornócrata, quien nos muestra en dos poemas...

18 Aug, 2012