Recomendamos

¿El legado de Nicolás Alvarado?

05 Sep, 2016 Etiquetas: , ,

Sobre cómo los ciudadanos nos empezamos a ocupar de los medios públicos y una interrogante que queda en el aire: ¿Seguiremos prestando atención a TV UNAM una vez apagada la polémica Alvarado-Juan Gabriel?

TEXTO: MARIANA TORRES

Al escándalo y posterior renuncia de Nicolás Alvarado yo le debo un agradecimiento: de una manera intempestiva, finalmente la opinión pública [aquella que no sabe —sin googlear— quién dirigía TV UNAM, quién lidera ahora los trabajos del Canal 22 ni qué es ese canal llamado Una voz con todos. ¿Qué tal Radio Educación?, ¿Radio UNAM?] se interesó en saber quién estaba al frente de un canal público y universitario.

La opinión de Alvarado sobre Juan Gabriel mostró una actitud intolerante y clasista expresada además con muy poca inteligencia a través de términos como «naco» o «joto» [que también he escuchado entre nosotros, los defensores de lo políticamente correcto], pero de este tema ya se ha desparramado mucha bilis.  

Lo que quiero abordar es lo siguiente: Nicolás Alvarado mostró desconocimiento de la administración de los medios públicos, cometió errores, desde mi perspectiva, igual o más graves que lo de su columna, pero tuvieron una reacción crítica mucho menor de las redes sociodigitales y la opinión general.

Alvarado llegó a TV UNAM altamente cuestionado por su pasado como «intelectual de Televisa». En aquel momento [principios de este 2016]  yo le daba el beneficio de la duda porque si bien la Universidad tiene una buena cantidad de profesionales muy capaces de hacerse cargo del medio de comunicación con todo el conocimiento necesario, pensé en el ejemplo de Fernando Sariñana [que, seguramente no recuerdan, dirigió Once TV], quien con un perfil cercano a lo comercial [Sariñana es un cineasta que dirigió El segundo aire, Todo el poder, Amarte duele, entre otros éxitos taquilleros] logró que OnceTV tuviera un periodo prolífico en producciones interesantes, como las series XY, Bienes Raíces y la muy conocida Soy tu fan.

Alvarado llegó a TV UNAM altamente cuestionado por su pasado como «intelectual de Televisa».

Pero el momento en que Nicolás Alvarado exhibió ser inadecuado para el cargo llegó en la Feria del Libro del Palacio de Minería, cuando reveló su intención de vender espacios publicitarios en TV UNAM: «nos dará autonomía tecnológica y una mayor posibilidad de financiamiento, al ingresar publicidad y no sólo patrocinios», dijo refiriendo al Canal 20 de televisión digital, cuya concesión está otorgada al canal universitario.

¿Por qué fue inadecuado? Aclaro: La comercialización de espacios en los medios públicos es una fuente de ingresos prohibida por el Artículo 88, fracción II, de la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión. Por esa razón, el propio Nicolás Alvarado tuvo que retractarse de su declaración: «supongo que me expresé mal. Seguramente el error es mío y mencioné la palabra publicidad y nunca se debió manejar la palabra publicidad», dijo en entrevista para el diario Reforma.

Después, en la presentación de la «reinvención» de TV UNAM, declaró que ésta no se trataba de una televisora, sino de «una productora de contenidos preponderantemente, aunque no sólo audiovisuales, que tiene salida en muchas pantallas». Sin embargo, los estudiosos de los medios, una vez más le hicieron la aclaración:

«Actualmente las televisoras se asumen como distribuidoras de señales, pero también como productoras de contenidos, y buscan para estos salidas cada vez más diversas: asumen que la salida de sus producciones por TV es aún la más importante en términos de audiencia masiva, pero buscan mayor distribución en la red…», escribió al respecto Fernando Mejía Barquera en su columna Cambio de Frecuencia publicada en Milenio el 4 de agosto de 2016, a la que tituló «TV UNAM sí es una televisora».

Por este abanico de muestras de ignorancia no hubo pronunciamientos importantes ni división de opiniones. Pienso que si realmente nos preocuparan los medios públicos hubiéramos exigido la renuncia de un directivo que desconocía la naturaleza legal y el funcionamiento de la televisora que dirige antes de exigir su renuncia por sus opiniones y gustos personales.

Celebro el interés por este tipo de radiodifusión que nos deja el escándalo. Ojalá signifique que en adelante nos convertiremos en audiencias activas y críticas, en vigilantes de la gestión de sus cuerpos directivos. Ojalá esta disposición sobreviva al luto por Juan Gabriel.  

 

Imagen de portada: Watching the bokeh channel by Robert S. Donovan. Flickr-[CC BY-NC 2.0]
Versión actualizada 6 de agosto.


Mariana Torres
Mariana Torres

Periodista egresada de la UNAM y obsesiva del estudio de los medios. Escritora por compulsión, la encuentran en Twitter como @grafografa.





Artículo Anterior

El regreso del salvador

Siguiente Artículo

Adiós a nuestro Juan Gabriel





También te recomendamos


Más historias

El regreso del salvador

Este hombre está convencido de quién es e intenta probarlo con cada uno de sus actos. TEXTO: SAMUEL SEGURA / ILUSTRACIONES:...

03 Sep, 2016