Recomendamos

El nuevo rostro de Julio

09 Jun, 2015 Etiquetas: , ,

La noche del 26 de septiembre de 2014 no sólo desaparecieron 43 normalistas de Ayotzinapa: otras seis personas murieron. Julio César Mondragón es una de las víctimas. Ahora, a más de ocho meses de los hechos, su familia se dispone a seguir exigiendo justicia. Esta es una crónica del homenaje que le rindieron el 6 de junio a propósito de su cumpleaños.

TEXTO Y FOTOS: LIZBETH HERNÁNDEZ

El pastel es de chocolate. Tiene la leyenda: “4 – junio – 2015”. Está colocado en una de las dos mesas en las que hay cuatro botellas de agua. Sentados están tres hombres y tres mujeres. Es la familia Mondragón Fontes en el Museo de la Memoria Indómita. Rinden un homenaje a Julio César.

El joven al que la noche del 26 de septiembre de 2014 despojaron de su rostro.

____

Lenin Mondragón, hermano de Julio César, habla:

―Hoy cumpliría 23 años, un año mayor que yo; el 4 [de junio] lo felicité por su cumpleaños, cada cumpleaños nos felicitábamos, nos regalábamos playeras. Recordé todo eso. Aún tengo la carta del año pasado y este año no lo podré hacer, sólo lo felicité en su muro de Facebook. Es muy difícil aceptar la realidad.

Silencio. Y aplausos.

Interviene Cuitláhuac Mondragón Fontes:

―En un principio no nos imaginábamos la magnitud de las cosas ―dice. El hombre moreno de camisa blanca sigue su relato con voz fuerte―: nos dimos cuenta que no se trataba de un simple asesinato.

DSC_0501

Lenin. hermano de Julio César.

Según lo consignado por distintos medios que han ofrecido una reconstrucción de los hechos de aquella noche en Iguala, Julio César intentó correr, como lo hicieron otros de sus compañeros durante el segundo ataque que sufrieron los estudiantes de la Normal Rural Raúl Isidro Burgos el 26 de septiembre de 2014:

“Mondragón intentó correr pero fue detenido por uno de los ‘civiles’ que disparaban. Al ser agarrado, le escupió en la cara al captor. Al día siguiente su cuerpo fue encontrado en un basurero. Había sido desollado”, consignó Nexos.

Cuitláhuac denuncia que el caso de Julio César, su sobrino, ha sido apartado mediáticamente. Se habla de que como el joven vivía en el Estado de México su situación era otra, distinta a la del resto de sus compañeros. Dice que se criminaliza a la familia por haber entre ellos profesores normalistas, como él. Como lo quería ser Julio César.

____

En la familia Mondragón Fontes ser profesor o profesora normalista es prácticamente una característica. Tías, tíos y primos de Julio lo fueron, lo son. De ahí nació el interés de Julio César, quien tras varios intentos en distintas escuelas, ingresó a la Normal de Ayotzinapa, según documentó Blanche Petrich.

Justo en los días en los que Julio recién había ingresado a la Normal de Ayotzinapa, se convirtió en padre. El 30 de julio de 2014 nació Melissa Sayuri.

Él se escapó para estar con ella y su compañera, Marisa Mendoza, una joven maestra rural a quien conoció en una fiesta de la Escuela Lázaro Cárdenas de Tenería.

“Pasamos los 15 días más felices de nuestra vida”, contó Marisa a Petrich.

DSC_0510

Marisa, viuda de Julio César.

Es sábado 6 de junio de 2015, dos días después del que hubiera sido el cumpleaños 23 de Julio César. Marisa está frente a un grupo de personas, sociedad civil y organizaciones sociales. Lee un mensaje en memoria de su esposo:

“Solo quiero decirles que hoy no es un día cualquiera: es mi cumpleaños, sé que habrá festejo, mi familia estará reunida para celebrar. Ya puedo ver a mi madre cocinando mi comida favorita y el delicioso pastel que siempre me preparaba cada que iba a visitarla. Veo a mi esposita adornando la casa para sorprenderme como siempre acostumbraba hacerlo […] Pero algo está pasando y no entiendo, no hay nada de adornos, ni comida, no recibo abrazos de las personas que tanto esperaba; al contrario, veo con tristeza, coraje y desaliento en mi familia y en lugar de escuchar felicitaciones escucho exclamaciones de ¡justicia! ¡justicia!

Y ahora recuerdo…

Ya no estoy con ellos, ya no podré celebrar, no estaré ni con mi madre, ni con mi esposa, ni con mi hija, ni con mis hermanos, ni con mis amigos; en fin, con nadie y me pregunto: ¿Por qué? ¿Por qué me arrebataron la vida? ¿Por qué no me permitieron llegar a la meta y ser un maestro rural? ¿Por qué no me dejaron ver crecer a mi hija, mi Melisa? ¿Por qué no me dejaron progresar junto a mi pequeña familia?”

____

El 28 de octubre de 2014, cuando familiares de los 43 normalistas desaparecidos se reunieron con Enrique Peña Nieto en Los Pinos, Marisa preguntó al titular del Ejecutivo: “¿Quién torturó hasta la muerte a Julio César? ¿Quién lo mató?”. El presidente no dio respuesta.

El Centro de Derechos Humanos Fray Vitoria, que ha acompañado a la familia de Julio César, contó que en días posteriores al novenario de Julio, en octubre pasado, “Marisa recibió en su casa la visita imprevista de personal del gobierno de Guerrero; para ‘reparar el daño se ocuparon de entregarle un cheque por diez mil pesos.”

Ante esto la familia Mondragón ha decidido no ceder en su reclamo de justicia. Se organizan y han echado a andar el sitio elrostrodejulio.org en el que se conjuntan distintos esfuerzos para documentar lo que se ha publicado del caso. Ahí también hay un registro de las obras artísticas que se han hecho en el mundo para no olvidar ni el caso de Julio ni el de los 43 normalistas. También se dan a conocer iniciativas como “Dona tu muro”, que consiste en que cualquier persona que así lo desee contacte a la familia para autorizar que se plasme un diseño con el rostro del estudiante.

DSC_0506

Micaela, madre de Marisa Mendoza.

De manera paralela, la familia Mondragón está atenta al desarrollo de la investigación del caso y exigen pruebas contundentes a las autoridades. Así ocurrió el 4 de marzo pasado, cuando rechazó la versión de la Procuraduría General de la República (PGR), que notificó que el policía municipal Luis Francisco Martínez Díaz era el responsable del asesinato de Julio.

Sayuri Herrera, la abogada de la familia Mondragón Fontes, también participa en el homenaje a Julio. Explica por qué la familia no puede aceptar versiones concluyentes de la PGR:

“[En el caso de Julio] hay 13 causas penales en cinco ciudades de nuestro país, en seis juzgados diferentes […] de entrada, ahí hay una falla que ha señalado de manera muy puntual el grupo de expertos de la CIDH, al decir que teniendo el expediente fragmentado lo único que se logra es pérdida de evidencia”.

De acuerdo con la abogada, para esclarecer plenamente los hechos tendrían que tomarse en cuenta también los casos de Miguel Ríos, el joven futbolista de Los Avispones, de Blanca Montiel y del chofer del taxi en el que ella viajaba, quienes también fueron víctimas aquella noche, pues estos “pertenecen a una serie de eventos que se registraron en Iguala debido a un operativo dirigido bajo un mando específico”.

DSC_0530

La poeta Angélica Santa Olaya dedicó un poema a la familia Mondragón Fontes.

Actualmente el expediente de Julio César aún está en Iguala y está dividido en tres causas penales. En una de ellas es en donde se le imputa directamente a José Luis Abarca, exalcalde de Iguala, la autoría intelectual de los ataques.

Además, puntualiza la abogada, no hay condiciones para que ella o la familia puedan ir a Iguala y tener acceso al expediente. “El caso de César es un caso de terrorismo de Estado, se le desolló el rostro con ese objetivo, y es una amenaza que se cierne hacia todos los luchadores y las luchadoras sociales de este país”.

____

Marisa se levanta. Se coloca frente al pastel de chocolate. Carga a la pequeña Melissa.

Los presentes aguardan. En este homenaje el silencio ha sido una forma de manifestar el apoyo. Sí, se han escuchado gritos de “¡justicia!”. La poeta Angélica Santa Olaya ha leído:

El horror con misma cara y nuevo nombre descansa

sobre las lágrimas que nunca se pensaron derramadas.

Fernando Medina, Ictus, músico y profesor, ha dedicado canciones a la familia, les ha narrado su pérdida, la de su hija, e incluso les hizo reír.

Suenan las mañanitas.

DSC_0578

Los 43 afuera del Museo de la Memoria Indómita.

Hay quienes recuerdan lo dicho por Cuitláhuac Mondragón: “qué mejor manera de festejar los 23 años de Julio César, porque Julio César físicamente dejó de vivir, pero a partir del 26 de septiembre, Julio César y sus compañeros comenzaron a existir”.

Las mujeres de la familia Mondragón Fontes rebanan el pastel de chocolate. Lo reparten entre las personas que están ahí en el Museo de la Memoria Indómita.

La familia Mondragón es el nuevo rostro de Julio.

 

* Versión actualizada el 10 de junio 2015


Lizbeth Hernández
Lizbeth Hernández
Directora de Kaja Negra. Periodista e investigadora freelance. Los temas que más le interesan son: movimientos sociales, derechos humanos, feminismos, agenda lgbt+, arte y cultura pop. Escribe sus ideas y apuntes en Medium. Se la vive entre la sabrosura y el desasosiego. En Twitter e Instagram: @abismada_ Correo: lizbeth@kajanegra.com




Artículo Anterior

De México a Miami: escala Caso cerrado

Siguiente Artículo

Retrato familiar





También te recomendamos


Más historias

De México a Miami: escala Caso cerrado

Su único deseo era conocer Miami. Eso llevó a Alfonso a convertirse en panelista de Caso cerrado. Esta crónica reconstruye...

08 Jun, 2015