Recomendamos

En otra piel

03 Feb, 2016 Etiquetas: , ,
En Piel bandida, Josefina Estrada, con una mirada
sin tabúes, transgrede y logra recrear los claroscuros
de sus personajes, de sus temas, uno de ellos: el amor lésbico.
TEXTO: XOCHIKETZALLI ROSAS

Sientes. Al leer Piel bandida, sientes lo que viven los personajes de cada uno de los nueve cuentos que conforman este libro: la rabia, la desolación, el amor y la pasión; todos en su esencia. Porque Josefina Estrada, la creadora de esos personajes —mujeres, principalmente—, posee un don narrativo que nos introduce por completo en el cuerpo, el cerebro y el corazón que les da vida.

Nos da otra piel que no es la nuestra para que cada uno de los relatos se palpen con los sentidos. Su escritura es genuina. No hay prejuicios. Es libre. Transgrede. No tiene miedo del lenguaje y lo emplea magistralmente para envolver al lector en la pesadez de la violencia, de la venganza; en la dulzura de la inocencia; en el estremecimiento del erotismo y el amor carnal entre dos mujeres.

Todas las historias son cercanas porque representan la grandeza y la bajeza que en todo ser humano se engendra; algunas son mera ficción, otras parten de testimonios que recabó en los talleres que, por muchos años, impartió en cárceles donde conoció a mujeres entrañables que le dieron materia prima para sus narraciones literarias y periodísticas. Tal es el caso del cuento que selecciona para nombrar al libro: mitad realidad, mitad ficción.

En estos relatos,  Estrada traspasa el antifaz de la violencia para mostrarnos a personajes tan humanos que sólo encuentran en la agresión la única forma de relacionarse con el mundo que también habitan. El de las maleantes. El de las lesbianas.

En «Te seguiré buscando» y «El imperio de Alsira» dos de los cuentos del libro, por ejemplo, la autora posee otra piel para desmenuzar sentido por sentido la sensualidad de dos mujeres amándose. Sin ser cursi ni vulgar consigue que la pureza de las descripciones erice el cuero y se sienta la esencia de la pasión al momento de entregarse al otro, al ser amado.

Piel bandida, libro que Josefina Estrada tardó en publicar más de 20 años, no sólo es el cuarto título estrictamente literario de una mujer escribiendo sobre mujeres y sus devenires; es el trabajo de una escritora que transgrede con el tratamiento de temas como el amor lésbico, con una prosa poética y con los adjetivos precisamente colocados. Ofrece una mirada sin tabúes, neutra, que logra recrear personajes con todos sus claroscuros. Con descripciones estrujantes recrea una atmósfera naturalmente embriagante que sumerge al lector en la vorágine de dos cuerpos al momento de entregarse al placer del amor:

«¿Cómo te explicó que besar a una mujer es ser la otra? Un acto de prodigioso egoísmo. Dos mujeres tocándose son diosas; no por la perfección y la armonía, sino por la súbita omnipotencia que adquieren […] Mientras te besaba, deslicé mi mano bajo tu blusa. Sabía que no traías sostén; la plástica solidez de tu pecho no lo necesitaba. Mis manos eran el cuenco perfecto para contener esa energía que exige ser bebida, lamida. Recorrí tu espalda sin dejar de atender tus pezones, que salían al encuentro de mi lengua. Mis dientes mordiendo una textura de atenta rugosidad.»

E irremediablemente sientes, porque desviste al pudor, porque dota al lector de otra piel. Porque el don narrativo de Estrada se desliza con generosidad entre el mundo criminal y la gama más sublime del erotismo.



Xochiketzalli Rosas
Xochiketzalli Rosas

Coordinadora editorial de Kaja Negra. ¿Que si escribo? No, imagino que lo hago. En Twitter: @xochketz Correo: ketzalli@kajanegra.com





Artículo Anterior

El cuento del ladrón, un breve discurso

Siguiente Artículo

Spotlight, ¿el periodismo para qué?





También te recomendamos


Más historias

El cuento del ladrón, un breve discurso

El estudio y la escritura cambiaron la vida de la escritora Josefina Estrada. Ella así lo comparte en estas anécdotas donde...

02 Feb, 2016