Recomendamos

Fox se transforma en petrolero, fragmento de «Fox: Negocios a la sombra del poder»

12 Sep, 2017 Etiquetas: , ,

Vicente Fox llegó a la presidencia de México como una promesa de un cambio radical respecto al PRI. La promesa se esfumó pronto, sus reformas fueron fallidas. La imagen de político ocurrente y bravucón, que ha privilegiado desde entonces, permanece; sin embargo, detrás de Fox hay más que eso, está un hombre que supo aprovechar su cargo público para crecer su fortuna y la de su familia. El periodista Raúl Olmos, con la colaboración de Valeria Durán, se dio a la tarea de escudriñarlo y en «Fox: negocios a la sombra del poder» pone al descubierto los pasos que dio este personaje para salir de la crisis financiera personal y convertirse en un empresario exitoso, un cabildero de lujo en el gobierno de Peña Nieto y en un petrolero prometedor. Aquí un fragmento del libro que Grijalbo nos comparte para ustedes lectores de Kaja Negra.

TEXTO: RAÚL OLMOS

Explotación en Shale gas

El mediodía del miércoles 3 de febrero de 2016 Vicente Fox se presentó en el piso 11 del edificio ubicado en el cruce de avenida Patriotismo y Tintoreto, en la Ciudad de México, con su nueva personalidad de petrolero. Aquel día Fox acudió a la sede de la Comisión Nacional de Hidrocarburos [CNH] como representante y socio de la empresa EIM Capital, la cual, en alianza con tres compañías petroleras de Estados Unidos, busca oportunidades de negocios, aprovechando la reforma energética.

El ex presidente llegó acompañado de Francisco de la Concha Hamdan, sobrino del ex senador panista Fauzi Hamdan, quien también participa con Fox en EIM Capital. En esta iniciativa hay otro colaborador de renombre: Pedro Cerisola y Weber, quien fungió como secretario de Comunicaciones y Transportes durante su sexenio.

Fox, Cerisola y Hamdan son integrantes del consejo de EIM, y los tres hacen labor de cabildeo y gestión ante las autoridades federales para abrirle el paso a la naciente compañía, que fue constituida el 14 de mayo de 2014 en la Ciudad de México, pero que apenas está en camino de concretar sus primeros contratos en el sector energético. Los tres, encabezados por Fox, querían saber bajo qué condiciones saldrían a la luz las licitaciones para la extracción de petróleo y la generación de energía. Para ello, consiguieron una cita con el propio presidente de la CNH, Juan Carlos Zepeda Molina, la máxima autoridad del organismo, quien recibió a Fox en la sala de juntas núm. 2, del piso 11, junto con los comisionados Sergio Pimentel Vargas y Héctor Acosta Félix. [1]

En la reunión, Fox puso una propuesta sobre la mesa: acelerar la ronda uno [el primer paquete de posibles contratos sobre la reforma energética]con el fin de incluir la explotación de recursos no convencionales, como el llamado shale gas, que utiliza la polémica técnica de fracking, la cual consiste en la fracturación hidráulica de rocas para la extracción de hidrocarburos y que los ambientalistas califican como muy nociva para el ecosistema. También el ex presidente solicitó información geológica para ubicar zonas de futura exploración, en donde podría participar su empresa petrolera, y aprovechó la reunión para conocer detalles sobre las licitaciones que en aquel entonces estaban en curso, para la exploración extracción de gas y crudo en aguas profundas del Golfo de México. Su interés —argumentó— era que los fondos de inversión enfocados al sector energético —como el que impulsa él, por 750 millones de dólares— estaban atentos para participar en las primeras concesiones para la explotación de los recursos petroleros del país.

Aquella reunión duró aproximadamente una hora, aunque ya desde meses antes Fox había iniciado su labor de cabildero petrolero ante las autoridades federales. Por ejemplo, el 23 de septiembre de 2015 el ex mandatario había acudido al edificio de la CNH para presentar la estructura organizacional de EIM Capital, en la que aparecían como accionistas él, su hija Paulina Fox de la Concha y Pedro Cerisola, así como los jóvenes empresarios Francisco de la Concha Hamdan y Miguel Francisco Abed Ruiz. [2] En ese primer encuentro, los consejeros del CNH le informaron a Fox que la quinta licitación de la ronda uno incluiría áreas de exploración de hidrocarburos no convencionales, como el shale gas, en los estados de Coahuila, Nuevo León, Tamaulipas, Veracruz, Hidalgo, San Luis Potosí y Puebla. Sin embargo, esta modalidad se pasó finalmente a la segunda ronda —actualmente abierta— toda vez que faltaban reglamentos y normas para adaptarse dentro del gobierno.

Cuando Fox cabildeó la inclusión de EIM Capital en las licitaciones, la explotación de shale gas mediante fracking representaba ganancias multimillonarias, toda vez que el precio del barril  del crudo estaba por arriba de los 100 dólares. Actualmente ese potencial ha disminuido porque el precio del barril de petróleo no supera los 50 dólares. No obstante, todavía representa un buen negocio para los interesados en explotar las regiones de Veracruz y la cuenca de Burgos, en Coahuila, de acuerdo con estimaciones dentro de la Secretaría de Energía.

EIM Capital proyecta invertir 500 millones de dólares para la exploración y producción petrolera con una rentabilidad de entre 30 y 40%, y hasta 250 millones de dólares en la generación de energía, así como en desarrollar infraestructura de transporte y almacenamiento de hidrocarburos, con un índice de retorno sobre patrimonio de 20 a 25%, según consta en las referidas bitácoras de las reuniones en la CNH.

Reforma a cambio de apoyo político

Desde que Vicente Fox era presidente intentó sin éxito concretar la reforma energética. Por eso cuando en abril de 2012 Enrique Peña Nieto se comprometió a impulsar la apertura de capital privado, Fox se sumó como aplaudidor de primera fila del entonces candidato del PRI a la presidencia de la República. De hecho, el panista condicionó su alianza con el priísta a cambio de la reforma, [3] la cual le abrió oportunidades de negocios, en particular en la explotación de hidrocarburos.

A los ocho meses de haber tomado posesión como presidente, Peña Nieto presentó la iniciativa de reforma constitucional y casi de inmediato Fox salió a defenderla, como si fuera suya. «La reforma energética no puede esperar más», dijo el 28 de septiembre de 2013, en medio del debate que había iniciado en el Congreso en torno a la propuesta de Peña.

Mientras empujaba la reforma energética, Fox también se alistaba a debutar como empresario petrolero. El 12 de diciembre de 2013 el Congreso federal aprobó la iniciativa de Peña, y cinco meses después —en mayo de 2014— nació la empresa Energy and Infraestructure Mexico Capital, mejor conocida como EIM Capital, en la que Fox participa como accionista y principal promotor.

Desde que Vicente Fox era presidente intentó sin éxito concretar la reforma energética.

Casi a la par del nacimiento de su compañía petrolera, Fox hizo una gira por Europa, en la que se dedicó a exaltar las bondades de la reforma energética de Peña Nieto. «Las empresas del sector están preparadas para invertir de manera cuantiosa en el país», declaró tras dar una conferencia en la Universidad Camilo José Cela, en Madrid. «Se abre un mundo impresionante de inversiones, que van desde las que se dan en billones hasta las de pequeño y mediano calado». Este nuevo pronunciamiento a favor de la reforma se dio en el momento en el que se debatía en el Congreso el paquete de leyes secundarias, relativas a electricidad y otras fuentes de energía. «Aunque me sigan llamando traidor, voy a seguir apoyando las reformas del presidente Enrique Peña Nieto, porque son para el bien de México. No entiendo por qué alguien que nace panista debe morir panista», expresó en julio de 2014 durante su participación como orador principal de un encuentro empresarial organizado por la Confederación Patronal de la República Mexicana [Coparmex] en Acapulco.

Tanto interés por la reforma ocultaba un negocio del ex presidente. En junio de 2015 Fox se incorporó formalmente como accionista de EIM Capital —hasta entonces sólo había sido consejero y promotor de la empresa—, y su activismo a favor de las bondades de la apertura de capital privado en el sector energético se intensificó, además de refrendar su alianza con Peña Nieto.

«El país perdió 18 años por nohaber sacado esa reforma antes, pero al final salió en la administración del presidente Peña y creo que tiene un gran mérito», declaró el 29 de julio de 2015, cuando tenía un mes de haber recibido 400 acciones en EIM Capital. Dos meses después Fox inició formalmente negociaciones ante la CNH, para incluir a su empresa en la lista de aspirantes a obtener una concesión para la explotación de yacimientos petroleros.

Acciones regaladas al ex presidente

Aunque desde 2013 Vicente Fox había venido impulsando su fondo de inversión petrolero, fue hasta el 14 de mayo de 2014 cuando EIM Capital se formalizó en la Ciudad de México, ante el notario Maximiliano Pérez Salinas, en su despacho de la colonia Del Valle. El objeto social está principalmente vinculado a actividades financieras y bursátiles, como la adquisición, venta y administración de todo tipo de acciones, obligaciones, bonos y papel comercial.[4]

Ante inversionistas extranjeros, Fox se asumió desde un principio como el principal promotor de la empresa petrolera, pero su nombre no aparece en el acta constitutiva como socio fundador. Oficialmente, el accionista mayoritario de EIM Capital es Francisco de la Concha Hamdan, un joven que tenía 27 años de edad cuando creó la compañía.

Antes de fundar EIM, Francisco de la Concha trabajaba para Jerónimo Gerard Rivero, cuñado del ex presidente Carlos Salinas de Gortari, en el fondo de inversión iCuadrada [su razón social es Infraestructura Institucional, S. de R. L. de C. V.], el cual aportó recursos a Sierra Oil & Gas, la primera compañía en obtener en 2015 la licitación de pozos petroleros, y a obras ejecutadas por el Grupo Higa.

El segundo socio fundador de EIM Capital es Miguel Francisco Abed Ruiz, integrante de la familia que era dueña de la extinta aerolínea Taesa, que le compró en 1993 a Carlos Hank Rhon, y actualmente propietaria de Servicios Integrales de Aviación [SIASA], que opera bajo el nombre Flymex, y cuyas aeronaves han sido utilizadas en distintas campañas políticas del PRI. En esta última compañía, el copropietario de EIM Capital se desempeñó seis años como directivo. También durante ocho años fue socio de Vías Concesionadas del Norte, empresa que ha ejecutado, entre otras obras, el libramiento de Nogales, un tramo de la carretera México-Toluca, la autopista Córdoba-Veracruz y la vía Chihuahua-Ciudad Juárez.

Desde la fundación de EIM  Capital Fox se integró al consejo directivo. Y en gratificación por sus servicios prestados durante poco más de un año, el 22 de junio de 2015 los socios le regalaron un paquete de 430 acciones, de las cuales 30 fueron para su hija Paulina Fox de la Concha. Además, suscribió 44 títulos más, representativos del capital variable, con valor de casi un millón de pesos. Formalmente, aquel día el ex presidente se convirtió en copropietario de la empresa petrolera.[5]

En una asamblea extraordinaria se aprobó integrar también como socios a Pedro Cerisola y Weber, quien recibió gratis 300 acciones, y al ex senador panista Fauzi Hamdan Amad, a cuyo despacho Hamdan, Manzanero y Asociados, S. C., le regalaron 400 acciones.

El mismo beneficio de socios se otorgó a directivos de EIM Capital, como Patrick Michel Gerardus Hoogendijk, Ruth Peña Thompson, Anuar Rubio Jalili, Jorge Manuel Chavarría Olarte y Francisco Javier Fernández Ceja. Además, se aceptó como nuevos accionistas a Fuad Pedro Harfuch Yapur, Héctor López Benavides y José Antonio Fernández Arrechea, quienes aportaron 2 604 000 pesos al capital variable. [6]

Portada del libro publicado por Grijalbo.

La comisión

En entrevista, Vicente Fox reconoció que las acciones de EIM Capital las recibió como un obsequio por sus servicios, y que además negoció una comisión de 6% por cada proyecto que concrete la empresa petrolera. Según el ex presidente, ya están «apalabradas» inversiones por 3 500 millones de dólares, las cuales, en caso

de concretarse, se traducirían en una comisión de 210 millones de dólares. No obstante, esos capitales están frenados debido a la crisis internacional por los bajos precios del petróleo.

¿Cómo fue que Fox se convirtió en petrolero? El propio ex mandatario lo explica:

Franco Hamdan de la Concha, un muchacho de 29 años, financiero brillante, se anticipó dos años a la reforma energética y pensó en hacer este fondo de inversión dedicado exclusivamente a energía. Entonces él viene y me invita y me dice: «Presidente, te quiero invitar a ti. Te voy a dar acciones, para estar aquí […] Porque aquí vas a tener la oportunidad de participar en la Reforma de Energía». Eso fue lo que más me gustó, porque este país, probablemente tenga por primera vez una salida importante a nuestras crisis recurrentes.

Según el ex mandatario, aceptó las acciones regaladas para obtener ingresos para el Centro Fox, no para él.

Desgraciadamente —reconoció Fox— su integración como socio de EIM Capital coincidió con la caída internacional en el precio del petróleo. «Por tanto, este fondo de inversión está entre azul y buenas noches».

En su afán de sumar inversionistas, el ex presidente ha viajado por todo el mundo con su principal socio, Francisco Hamdan. «Yo lo acompañé a todos los centros de dinero: a Nueva York, a Houston, a Dallas, a San Francisco, California, a Toronto; lo acompañé a Dubai, a Japón, a Singapur, a Hong Kong; lo acompañé a los centros financieros de Europa, a Londres, a Alemania, España, para reunir fondos».

Aseguró que en esos viajes se logró apalabrar no 750 millones de dólares —como era la meta inicial—, sino hasta 3 500 millones de dólares de inversionistas que dicen que están dispuestos a fondear a EIM Capital en el momento en que tenga un proyecto viable y aprobado.

—¿No hay ningún fondo garantizado?

—No hay dinero, pero además se ha concentrado sólo en energía y abrió ahora ya una comercializadora que tiene que ver con energía, que es para comprar energía eléctrica a los productores y venderla al mercado o para importar energía y venderla en el mercado mexicano. Pero tampoco ha despegado, ahí está apenas. O sea, toda la reforma energética está sin despegar, empieza a fructificar, y este fondo, todavía nada. Pero además, repito, ojalá y funcione. Que no es dinero para mí, sino para el Centro Fox.

—¿De cuánto sería su comisión?

—Es de 6 por ciento.

De EIM Capital se ha derivado otra empresa, denominada OMX Oil Services, una firma de servicios petroleros creada en sociedad con Energy Capital Partners, en donde el ex presidente encabeza el equipo de directores.

En OMX, Fox y sus socios han reclutado a personajes de mucha trayectoria en la industria petrolera, como Enrique Romo Toriello, quien encabezó el equipo de planeación estratégica de Constructora y Perforadora Latina [CPL], una contratista de Pemex presidida por el empresario Adolfo del Valle Ruiz [dueño de la petroquímica Mexichem] y que —entre otras obras— ha colocado plataformas de extracción en el Golfo de México.

Romo Toriello es el ceo de OMX Oil Services, y antes había trabajado en Wall Street como banquero senior de inversiones en corporaciones internacionales de finanzas, como Lehman Brothers y Credit Suisse. Además, él y dos hermanos establecieron en junio de 2013 en Panamá, con el auxilio de un despacho especializado en empresas offshore, la compañía RT Investment Group, Inc.

OMX también reclutó de cpl a Leonardo Montes Vizueth, a Manuel Ferrer y a Fernando Blanco, los tres con cargos directivos; este último es el ejecutivo de mayor experiencia, con 35 años en la industria petrolera colaborando con contratistas de China, la India y Malasia.

Crea filial en el paraíso fiscal de Estados Unidos

En una pequeña finca de un pueblo de apenas 32 000 habitantes se creó el 4 de junio de 2015 la filial estadounidense de la compañía petrolera en la que participa Vicente Fox. EIM Capital USA, llc es el nombre de la empresa, la cual fue constituida en una apartada bodega de Newark, en el diminuto estado de Delaware, en donde está la oficina de Legalinc Corporate Services, Inc., un despacho dedicado a atender a furtivos inversionistas que buscan ocultar su identidad.[7]

¿Por qué Fox y sus socios fueron a un sitio tan lejano, en la costa Atlántica, para crear su filial? La respuesta, quizá, es porque Delaware ofrece la facilidad de abrir empresas en una hora, sin necesidad de revelar la identidad de los inversionistas ni el origen del dinero. Tampoco se requiere contar con oficinas o empleados. Es el sitio ideal para crear compañías de papel. A ello se añade el atractivo de exenciones tributarias a la inversión, que le han valido a Delaware el sobrenombre del «paraíso fiscal» de Estados Unidos. No es gratuito que en ese pequeño estado [el segundo de menor superficie en Estados Unidos] haya más empresas que habitantes, y que el 65% de las grandes compañías tengan filiales en su territorio.

A los seis meses de haberse constituido en Delaware, EIM Capital USA se mudó a Texas, donde fue inscrito su domicilio fiscal en una residencia ubicada en el número 3661 de Asbury Street, en Dallas.[8] En ese sitio despacha Patrick Hoogendijk, el director financiero del fondo petrolero en el que colabora el ex presidente de México.

Alianzas en el extranjero

Para tratar de concretar sus proyectos en el sector energético, Vicente Fox ha tejido alianzas con poderosos e influyentes personajes de la industria petrolera de Estados Unidos, a quienes ha integrado como socios o consejeros de la gestora de inversiones EIM Capital. En 2015 se alió con Rahman D’Argenio y Schuyler Coppedge, socio y presidente, respectivamente, de Energy Capital Partners [ECP], una firma con sede en New Jersey, con más de 13 000 millones de dólares en capital comprometido en inversiones en generación de energía, infraestructura y extracción de crudo y gas en todo Estados Unidos, desde Alaska hasta la frontera con México.

La alianza de ECP con EIM Capital fue para crear la empresa de servicios petroleros OMX Oil Services, cuya base está en un edificio corporativo en Lomas de Chapultepec, y en donde Vicente Fox aparece como integrante del equipo de directores, junto con su socio Francisco de la Concha Hamdan. También en 2015 integró al consejo de asesores de EIM a Michael Stice, directivo de Louisiana Midstream Gas Services, llc, y quien antes había fungido como presidente de una de las filiales de Chesapeake Energy, el segundo productor de gas natural de Estados Unidos [sólo después de Exxon], posición que conquistó gracias al desarrollo de la polémica técnica de extracción conocida como fracking.

Pero quizá la alianza más importante la había concretado el 1º de septiembre de 2015, cuando el fondo de capital que impulsa Fox se asoció con American Energy Partners, una firma con sede en Oklahoma, que en aquellos días dirigía el polémico petrolero Aubrey McClendon, el llamado «rey del fracking», quien enfrentaba demandas tanto de los socios de su antigua compañía Chesapeake como de cientos de ciudadanos estadounidenses que lo acusaban de estafa en la compra de sus terrenos, en los que aplicaba la controvertida tecnología de fracturación hidráulica para extraer hidrocarburos.

Para tratar de concretar sus proyectos en el sector energético, Vicente Fox ha tejido alianzas con poderosos e influyentes personajes de la industria petrolera de Estados Unidos, a quienes ha integrado como socios o consejeros de la gestora de inversiones EIM Capital.

Cuando decidió asociarse con Fox, McClendon veía en México una gran oportunidad de negocios a mediano y largo plazo. Según sus estimaciones, las reservas de recursos no convencionales [shale oil y shale gas, extraídos mediante fracking] están entre las más grandes del mundo, con más de 60 000 millones de barriles. «Esperamos con interés trabajar estrechamente con el gobierno mexicano para avanzar en este proyecto monumental», dijo Fox el día que concretó la alianza. «Estamos muy entusiasmados con el potencial de esta asociación», añadió su socio Hamdan.[9]

Sin embargo, justo medio año después de que Fox y McClendon acordaron establecer una alianza de negocios, un suceso inesperado tambaleó el acuerdo. El martes 1º de marzo de 2016 Fox y su socio Francisco de la Concha Hamdan habían sido citados en el exclusivo Club Beacon, en el piso 24 de una torre en Oklahoma, para sellar la alianza que su fondo de inversión EIM Capital había acordado seis meses antes con McClendon. Aquel mismo día, el petrolero estadounidense fue acusado por el Departamento de Justicia de haber orquestado una conspiración entre 2007 y 2012 para manipular el precio de los contratos de petróleo y gas cuando estaba al frente de la compañía Chesapeake Energy, de la que fue fundador. En caso de ser declarado culpable, pasaría 10 años en prisión. McClendon nunca llegó a la cita que tenía con Fox, y al día siguiente, la mañana del miércoles 2 de marzo, fue encontrado muerto en su camioneta Tahoe, la cual ardió tras impactarse contra un puente en una carretera de Oklahoma. Apenas cinco días antes del accidente, dos directores de su compañía petrolera —Matthew Hatami y Eric Stabinski— se habían reunido en el piso tres del edificio de la CNH, en la Ciudad de México, con funcionarios federales y con dos analistas de EIM, para evaluar el potencial de negocios para la ronda dos, en particular la tecnología fracking. [10]

El fatal accidente ocurrido en Oklahoma, junto con el desplome en los precios del petróleo, frenaron la inversión que American Energy Partners había comprometido con el fondo de capital EIM para explorar hidrocarburos no convencionales en México. Tras el inesperado fallecimiento de McClendon, sus socios y su familia decidieron cerrar la compañía petrolera. Fox ahora apuesta a sus otros socios estadounidenses para seguir adelante con sus aspiraciones de convertirse en empresario petrolero.

______________________________________________________________

[1] Bitácoras de las reuniones obtenidas por el autor en la CNH.

[2] Ibidem.

[3] Esta alianza la reveló Fox en una entrevista que le dio al periodista Rogelio

Cárdenas Estandía, publicada en el periódico El Universal, 31 de marzo

de 2014.

[4] Acta constitutiva de la empresa, folio mercantil 518169, Registro Público

de Comercio del Distrito Federal.

[5] Acta de asamblea extraordinaria, escritura 12558, libro 258, notario

público 191 del Distrito Federal, David Malagón Kamel.

[6] Ibidem.

[7] Consulta realizada por el autor en registros públicos de Delaware.

[8] Consulta en registro público de Texas.

[9] Comunicado de American Energy Partners.

[10] Bitácora obtenida en la CNH.

 

Imagen de portada:Vicente Fox by Gage Skidmore. Flickr-[CC BY-SA 2.0]


Raúl Olmos
Raúl Olmos

Periodista especializado en investigar redes de corrupción. Trabajó en el diario Reforma y durante 12 años fue director editorial y de investigación del diario am, de León. Sus reportajes se han publicado, además, en Emeequis, Proceso, Aristegui Noticias, Animal Político y El Financiero, entre otros medios. Ganador del Premio Nacional de Periodismo 2009 en la categoría de reportaje; en 2014 se convirtió?en el primer mexicano en la lista de ganadores del prestigiado Premio Latinoamericano de Periodismo de Investigación y obtuvo menciones honrosas en las ediciones 2010, 2015 y 2016 del mismo certamen. También ha sido reconocido en el Premio Alemán de Periodismo, en el Premio Internacional de Solidaridad con los Refugiados y en el certamen Rostros de la Discriminación. Actualmente es investigador en la organización Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad y colabora con periodistas de 11 países de América Latina y África en el proyecto Investiga Lava Jato, que busca esclarecer el gigantesco caso de corrupción internacional surgido en Brasil. Sus anteriores libros se titulan El saqueo [2014] y El imperio financiero de los Legionarios de Cristo [Grijalbo, 2015].





Artículo Anterior

Un deporte reservado para perros valientes

Siguiente Artículo

Juchitán, los días tras el sismo





También te recomendamos


Más historias

Un deporte reservado para perros valientes

El surf es un deporte duro. La fuerza de las olas puede ser avasalladora, pero hay seres embravecidos que intentan sortearlas...

07 Sep, 2017