Recomendamos

Grace & Frankie y la vagina de nuestras madres

14 Jul, 2016 Etiquetas: , ,

En esta comedia creada por Marta Kauffman, Jane Fonda y Lily Tomlin nos recuerdan que hay amor, amistad, locura, placer: vida, después de los 60 años.

TEXTO: MARIANA TORRES

Vislumbre este escenario: Dos matrimonios que han durado 30 años. Los esposos son socios de un bufete de abogados y las esposas son radicalmente opuestas: una, Grace [Jane Fonda], exitosa empresaria, dueña de una marca de cosméticos, retirada de los negocios, ordenada y disciplinada; y la otra, Frankie [Lily Tomlin], en constante búsqueda espiritual, pintora, comprometida con el ambiente, caótica, abiertamente sensible.

Ambos matrimonios se citan a comer un día y las esposas especulan: ¿qué esperan decir los maridos? Quizá finalmente se van a retirar, quizá unas vacaciones juntos. Sin embargo, Sol y Robert anuncian a sus respectivas esposas que están profundamente enamorados, que llevan una relación desde hace 20 años y quieren el divorcio para vivir su amor.

En la sexta década de su vida, una edad que el estereotipo marca para dedicarse a «disfrutar de lo construido» o a los nietos y la familia, Grace y Frankie deben aceptar la homosexualidad de sus esposos y comenzar una nueva vida independiente.

Cada una por su cuenta hace una petición a su exesposo: quedarse con la casa de la playa que es propiedad de ambos. En medio de la disputa, estas dos mujeres, radicalmente opuestas, comienzan a vivir juntas.  

Esta situación desencadena la serie original de Netflix, cuyo éxito internacional ha sido más bien discreto, incomparable a los clásicos de la empresa como Orange Is The New Black o House of Cards.


Grace & Frankie es una serie sobre la amistad, sobre aprender a hacer ese pacto amable con la soledad, como decía García Márquez al hablar de la vejez. Pero, al mismo tiempo, a través de una comedia ligera e inteligente, Jane Fonda y Lily Tomlin nos recuerdan que hay vida después de los 60 años.  

Dos mujeres se encuentran nuevamente solteras con vitalidad, listas para retomar su independencia emocional y económica tras tres décadas de matrimonio e hijos adultos. Y no sólo eso, se ven atractivas, tienen líbido y disfrutan de la masturbación.

¿Por qué será que nos cuesta tanto trabajo aceptar que las personas mayores son susceptibles de deseo, de actividad sexual, de ser productivas? En cambio, esperamos que la juventud excuse cualquier actividad porque parece necesario vivirlo todo antes de cierta edad, ¿acaso pensamos clausurar nuestra vida después de los 50?

Fonda y Tomlin representan la vejez de las mujeres de la liberación femenina, que pueden tener relaciones amistosas con sus exparejas, que tienen una individualidad lista para ser retomada cuando decidan y no clausuran su forma de ser cuando se convierten en madres.

Fonda y Tomlin representan la vejez de las mujeres de la liberación femenina.

Grace & Frankie no tiene la pretensión de cuestionarnos sobre conspiraciones de ambición al poder o sobre la situación de los cárteles de la droga, no está basada en una familia histórica ni involucra superhéroes, pero se trata de una historia de la intimidad: de amor, amistad y reinvención en una época de la vida que no está exenta de las emociones de la comedia humana, parafraseando a David Kepesh.

El final de la segunda temporada logra una magistral escena de diálogo tenso entre todos los personajes: Jane Fonda, molesta por una situación, da una cátedra sobre las características de la vagina de las mujeres después de los 60 años; mientras que todos tienen expresión de desagrado. Bud, uno de los hijos de Frankie, cuestiona: «¿por qué en todas las reuniones hablamos de la vagina de mi madre?».

 

Colofón

De la creadora de Friends, Marta Kauffman, llegó Grace & Frankie, una serie que, según su autora, no habría encontrado espacio en la televisión tradicional al hablar de lubricantes, tener escenas que legitiman el suicidio asistido o el consumo de drogas recreativas. Además, tiene la manufactura a la que nos tiene acostumbrados Netflix: elenco de primer nivel, musicalización extraordinaria de los años 70 [altamente recomendable la Playlist que está disponible en Spotify], chistes de buen gusto y comedia ligera, pero no por ello menos sensibilizadora.

 

Imagen de portada: Póster de la serie.


Mariana Torres
Mariana Torres
Periodista egresada de la UNAM y obsesiva del estudio de los medios. Escritora por compulsión, la encuentran en Twitter como @grafografa.




Artículo Anterior

Diarios de la sinrazón

Siguiente Artículo

Hasta el último respiro, Dead Soul





También te recomendamos


Más historias

Diarios de la sinrazón

¿Dentro? ¿Afuera? ¿Sano? ¿Demente?, todas estas interrogantes retumban con la lectura del siguiente texto que Yolanda...

13 Jul, 2016