Recomendamos

Guatemala, una nueva tragedia social y política tras la erupción del Volcán de Fuego

05 Jun, 2018 Etiquetas: , ,

La erupción del volcán de Fuego en Guatemala ocurrida este 3 de junio ha puesto también en evidencia la desigualdad. Así lo muestran estas primeras notas que nos comparten nuestros colegas de Prensa Comunitaria sobre la situación en este país centroamericano.

TEXTO: NELTON RIVERA / FOTO: CORTESÍA PRENSA COMUNITARIA

La mañana del 3 de junio, el Volcán de Fuego, ubicado al centro sur de la ciudad capital de Guatemala, explotó con una fuerza que nadie esperaba. Las columnas de humo y ceniza llegaron a alcanzar más de 6 mil metros de altura sobre el nivel del mar. Había retumbos, ríos de lava y flujo piroclástico que avanzaron a 40 kilómetros por hora ladera abajo, avanzaron por surcos y barrancas, alcanzaron ríos y poblados. Todo lo destruyeron a su paso. La erupción del domingo fue la segunda en el año y la más fuerte que se registra desde 1974.

Después de la erupción del volcán, la crisis humanitaria se ha ido agudizando por la exclusión histórica que viven las comunidades guatemaltecas y la falta de gestión integral y prevención de riesgos por parte de las autoridades de gobierno. En los últimos reportes de las autoridades, se informó que la erupción dejó un millón 702 mil 130 personas afectadas; 3 mil 265 fueron evacuadas; 1 mil 687 albergadas; 46 personas heridas fueron trasladadas a distintos centros asistenciales y hospitales; 33 fallecidos y una cantidad personas desaparecidas aún sin confirmar.

Las comunidades más afectadas son el departamento de Escuintla, Chimaltenango y Sacatepéquez. En cuanto a infraestructura resultaron afectados el aeropuerto, 2 redes de energía, un puente destruido. Se han habilitado tres albergues en Escuintla.

Los daños materiales aún son incontables, muchas familias perdieron a sus seres queridos, sus viviendas, cultivos y animales. Los principales ríos perdieron su curso o están contaminados por los flujos piroclásticos que descendieron como resultado de la erupción del volcán. No se evacuó a tiempo las comunidades y los cuerpos de socorro no se dan abasto con el trabajo de localizar y rescatar a las personas que quedaron soterradas en las comunidades afectadas.

«El panorama era muy bueno en la mañana y solo caía ceniza y no era motivo para evacuar a las personas», dijo en conferencia de prensa Sergio Cabañas secretario de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres, (CONRED).

El presidente Jimmy Morales dijo no contar con un solo centavo para emergencias, pero la Ley de Presupuesto establece mecanismos para contar con fondos de emergencia para enfrentar este tipo de situaciones, cuando se decreta Estado de Calamidad.

Por la noche del domingo, en reunión del Consejo de Ministros del Estado, a casi 12 horas del inicio de la actividad del Volcán de Fuego, se decretó el Estado de Calamidad Pública en los departamentos de Sacatepéquez, Escuintla y Chimaltenango, los más afectados por este desastre natural. Estos departamentos se encontraban en alerta roja según la CONRED y para el resto del país se decretó una alerta naranja.

El Ministerio de Educación suspendió toda actividad educativa con estudiantes en estos departamentos y recomendó el resguardo de los estudiantes por medidas de seguridad.

El Instituto Nacional de Ciencias Forenses de Guatemala (Inacif) finalizó con el trabajo de identificación de los cuerpos que fueron trasladados a la morgue temporal en Alotenango, junto al Registro Nacional de las Personas (Renap) identificaron los cuerpos, luego localizaron a las familias y finalmente entregaron sus restos, se confirmó la causa de muerte por asfixia por sofocación.

El inicio de una tragedia

Tras la actividad del volcán de Fuego en las redes sociales distintas personas que se encontraban cerca del volcán comenzaron a enviar información de la columna de humo y ceniza que se hizo visible y que se desplegó hacia a otros departamentos.

En municipios como Mixco y la ciudad capital en el departamento de Guatemala, se intensificó la lluvia de ceniza.

A las 13:00 horas, a pesar que la CONRED había informado una hora antes que no era necesario evacuar a las personas, en varios lugares la gente empezó a hacerlo. Esta confirmó que la erupción era una de las más fuertes registradas en los últimos años. Las columnas de humo se elevaron por encima de los 10,000 msnm, lanzando ceniza tipo lefra y lapilli a más de 25 kilómetros alrededor del volcán y el desplazamiento de lava volcánica a 40 km/h.

Las comunidades, las más golpeadas

Las comunidades indígenas y mestizas en Alotenango Sacatepéquez, y en comunidades como El Rodeo y  San Miguel Los Lotes en Escuintla fueron duramente afectadas por la erupción del volcán, con los datos oficiales sabemos que 653 personas fueron trasladadas a los albergues (378 en Escuintla y 275 en Sacatepéquez), según informa el portavoz de CONRED, pero la cantidad de personas aún desaparecidas no se ha podido confirmar.

En las primeras horas, los cuerpos de socorro se movilizaron a los lugares afectados para rescatar a la población, bomberos municipales y voluntarios, también lo hizo la Policía Nacional Civil –PNC-, el ejército y las policías de tránsito y caminos, muchos de ellos continuaron durante la noche en las labores de rescate. Los primeros en llegar fueron las unidades destacadas en estos municipios.

Tres rescatistas murieron

Dos bomberos voluntarios murieron durante las tareas de rescate en el volcán de Fuego, iban en la unidad 553 de la 55 Cía. de bomberos de Alotenango, Sacatepéquez. Otro de los fallecidos fue Juan Galindo delegado de la CONRED, también apoyando la labor de rescate

La CONRED en un comunicado emitido a las 22:00 horas confirmó el cese de la erupción del volcán de Fuego: «La erupción del volcán de Fuego, luego de 16 horas y media de haber iniciado está finalizando con ceniza a 4,500 msnm (14,763 pies) con explosión débiles y moderadas, con incandescencia. La estación sísmica de FG3 registra un último Flujo piroclástico a las 18 45, horas luego con registro de explosiones normales, con abundante desgasificación. Los retumbos y ondas de choque desaparecieron».

En la sede de la 55a compañía de los Bomberos Voluntarios del municipio de Alotenango Sacatepéquez el INACIF habilitó una morgue temporal para el trabajo de traslado e identificación de los cuerpos rescatados por los socorristas durante los trabajos.

Un presidente que no entiende de la crisis

El presidente Jimmy Morales apareció muchas horas después de iniciada la catástrofe natural provocada por la erupción del volcán de Fuego.  En una conferencia de prensa conjunta con la CONRED realizada a las 20:00 horas dijo : «Me da vergüenza decirlo pero por la Ley de Presupuesto no podemos contar con un solo centavo para emergencias».

Dos horas después de esta reunión, el Consejo de Ministros se declaró Estado de Calamidad Pública en los departamentos de Chimaltenango, Sacatepéquez y Escuintla, para el Ministro de Economía, Julio Estrada expresó: “Fondo de emergencias SOLO se puede usar, según decreto 50 -2016 presupuesto vigente, mediante un Estado de Calamidad Pública.”

Mientras tanto, las fuerzas de seguridad públicas continúan apoyando las labores de rescate en los lugares afectados por este desastre natural, aunque por decisión de la CONRED fueron suspendidas estas labores desde las 22:30 horas, se reanudaron  a las 05:00 horas de la mañana del lunes 4 de junio.

El Aeropuerto Internacional La Aurora -AILA- suspendió sus labores a las 14:30 horas debido a la espesa capa de ceniza que cayó sobre la ciudad capital, distintas unidades se dedicaron a la limpieza de las pistas y a controlar la ceniza que quedó varada entre las áreas verdes del aeropuerto que ponen en riesgo la actividad del aeropuerto.

Solidaridad y organización ciudadana

Nuevamente esta crisis humanitaria puso en evidencia que las comunidades indígenas y mestizas de zonas rurales, campesinas o empobrecidas son las que más resultaron afectadas por la erupción del volcán, son las mujeres, ancianos y niños quienes quedaron atrapados o soterrados al paso de la lava volcánica a su paso.

Pero la población se organizó para apoyar a las familias afectadas, distintas organizaciones sociales, estudiantiles, e iglesias abrieron varios centros de acopio, para recibir medicamentos, alimentos, ropa y otros objetos para ayudar a los damnificados.

En algunos lugares en donde se realizan labores de rescate, vecinos y vecinas llegaron para alimentar y apoyar a los agentes de la policía, bomberos municipales o voluntarios, militares y policía de caminos que se encuentran participando de estas tareas.

 

Nota: Una primera versión de este texto fue publicada en Prensa Comunitaria este 4 de junio. 
Reproducimos una versión actualizada con autorización del medio.


Colaboración especial
Colaboración especial



Leave a Reply


Artículo Anterior

La decadencia moral de la nación [*]

Siguiente Artículo

El futuro cementerio a las faldas del volcán





También te recomendamos


Más historias

La decadencia moral de la nación [*]

A partir de las palabras del poeta Jorge Cuesta, el autor de este texto reflexiona sobre la fatídica coincidencia que hay entre...

24 May, 2018