Recomendamos

Un héroe anónimo del magonismo: entrevista con Alfonso Torúa

30 Mar, 2017 Etiquetas: , ,

Fernando Palomarez fue una figura clave para el Partido Liberal Mexicano [PLM]. Un cómplice de los hermanos Flores Magón como pocos. Para entender su relevancia conversamos con Alfonso Torúa, quien se ha dedicado a investigar el impacto de este indio mayo y el magonismo en la historia mexicana, una historia que por momentos parece empeñada en relegarles pese a la vigencia que pueden tener en el México actual.

TEXTO: CÉSAR PALMA

Fernando Palomarez fue un indio mayo, originario de Sonora. Creció en un ambiente que forjó su pensamiento. Durante sus primeros años vivió en la comunidad Topolobampo, Sinaloa, que perseguía el sueño utópico del socialismo o, con mayor precisión, la «cooperación integral» que proponía edificar ahí el ingeniero Albert K. Owen [estadounidense comisionado para la construcción de una línea férrea de México a Estados Unidos]. Los objetivos de aquel sueño urbano se cimentaban en la distribución de la riqueza, el acceso a la cultura, que los habitantes gozaran de empleos bien remunerados y en general que las personas fueran felices sin las complicaciones de la materialidad. Esta propuesta de ciudad duró diez años, después la comunidad habría de convertirse como cualquier otra del México porfirista: desigual, tecnificada, represiva y profundamente clasista.

Sin embargo, Palomarez continuó con estas ideas muy dentro de sí, lo encaminaron por el sendero del activismo político y posteriormente lo llevaron a participar en las acciones que tomó el Partido Liberal Mexicano [PLM] durante la Revolución mexicana. En esa organización se mantuvo fiel y proactivo junto a los hermanos Flores Magón, fundadores del partido, como muy pocos lo hicieron. El anarquismo formó parte de Palomarez hasta su muerte, pero ese mismo anarquismo le robó la fama y el lugar que en la historia tienen los grandes héroes.

¿Por qué? Alfonso Torúa [historiador y profesor investigador en la Universidad Estatal de Sonora] en esta entrevista, vía telefónica, comparte algunas hipótesis al respecto, comenta por qué este personaje, otros más, y el movimiento anarquista en general en México, no ha sido estudiado y considerado en su justa proporción. También en esta charla Torúa recuerda la importancia de la historia y cómo Fernando Palomarez sigue siendo vigente en el México de hoy en día.

Es pertinente mencionar que di con este personaje a través del libro Fernando Palomarez. Epístolas libertarias y otros textos, del cual Alfonso Torúa es autor. Este libro llegó a las manos del equipo de Kaja Negra a través de uno de nuestros colaboradores, quien nos compartió el prólogo. Después de la lectura de ese fragmento consideramos que necesitábamos más contexto sobre Palomarez. Detectamos en él una historia interesante y poco conocida que se desarrolló a la luz de uno de los movimientos políticos indígenas y libertarios más importantes en México: el magonismo.

En ese sentido, esta entrevista es clarificadora porque Alfonso Torúa nos pone remite a un contexto más amplio para ubicar a Palomarez y pensar al magonismo y las luchas que se han dado en el norte de nuestro país.

____

Cuando le pregunté a Alfonso sobre por qué este tipo de temas [anarquismo] y el mismo Fernando Palomarez reciben poca atención, venían a mi mente los lugares comunes al abordar estos asuntos: un grupo de encapuchados lanzando bombas molotov, pintando monumentos y saqueando tiendas. Como si todos conociéramos el anarquismo, pero no mucho de él al mismo tiempo. Menos aún, el anarquismo a través de la historia de México; por ello me pareció todavía más sorprendente que, de acuerdo con Torúa, el magonismo tuvo un papel importante en la Revolución mexicana y en el congreso constituyente que delineó la Constitución de 1917, la cual cumplió cien años este año.

¿Cómo podemos entender la Revolución mexicana a través del magonismo?

Fue una gran influencia el magonismo, el Partido Liberal Mexicano [PLM] y el [periódico] Regeneración. El mismo PLM era la única fuerza organizada en contra del porfiriato y por tanto la gente lo volteaba a ver. Plutarco Elías calles leía Regeneración; Adolfo de la Huerta, que llegó a ser presidente de la república y fue uno de los líderes de la revolución, en su primer tiempo estuvo afiliado al partido; si tú ves la constitución de 1917 y el plan político del PLM, todo lo que proponía en ese tiempo el PLM fue incluido en la constitución. Muchos de los constituyentes fueron gente que había participado con los Magón; por ejemplo,  Esteban Vaca Calderón, Heriberto Jara y muchos otros que abrevaron de todo este movimiento. Fue una gran influencia intelectual y filosófica.

¿Qué ideas consideras que siguen vigentes?

Todavía no se ha alcanzado una justicia real para los trabajadores. Todavía hay sectores muy marginados y contra esto  luchaban los Flores Magón. Si tú lees el periódico Regeneración o los escritos de ellos, hablan exactamente de eso mismo; la posición de los indígenas, cómo [eran y] han sido marginados, los abusos del poder. Hay cosas que todavía están vigentes: la penetración de la economía o la influencia del imperialismo norteamericano, ese es otro de los temas principales del magonismo y es algo que estamos viendo. Mira cómo está todo con la llegada de Trump al poder.

Las exigencias del magonismo se resumen en 52 puntos que conformaron el Programa del Partido Liberal Mexicano. Esta lista incluye temas como educación, repartición de tierras, la expropiación de bienes, la recaudación hacendaria, entre otros. El corte liberal de algunas demandas como el respeto a los trabajadores mexicanos contrasta con el nacionalismo y racismo imperante de la época: «La prohibición de la inmigración china es, ante todo, una medida de protección á los trabajadores de otras nacionalidades, principalmente á los mexicanos. El chino, dispuesto por lo general á trabajar con el más bajo salario, sumiso, mezquino en aspiraciones, es un gran obstáculo para la prosperidad de otros trabajadores. Su competencia es funesta y hay que evitarla en México. En general, la inmigración china no produce á México el menor beneficio».

No obstante el impacto que causó el movimiento magonista a través de su periódico Regeneración y la participación de destacados personajes, le pregunto a Alfonso sobre la poca atención al legado magonista. Recuerdo con facilidad a los caudillos Pancho Villa, Emiliano Zapata, incluso Francisco I. Madero y otros que nos recetan en la escuela, en películas y muchos medios más.

El anarquismo no es una doctrina, es una manera de vivir, de pensar las cosas. Los magonistas eran personas muy ordenadas, muy estudiosas, muy conscientes de lo que hacían

¿A qué se debe que haya poca atención al tema?

Son temas todavía escabrosos, subversivos, porque el discurso es muy vigente. Todavía existe en el mundo mucha injusticia, mucha explotación, poco respeto hacia los indígenas, poco respeto al medio ambiente. Los magonistas y el discurso como que incomoda. No sólamente el de Ricardo Flores Magón sino el de toda la pléyade que le acompañaron.

¿Cómo podríamos rescatar el legado del magonismo en la actualidad?

Yo creo que hay que investigar más, hay que leer más textos de los magonistas, no sólo de Ricardo Flores Magón, sino de otros como Práxedis Guerrero, Antonio Araujo, Raúl Palma y otros destacados intelectuales que tienen una gran producción. Hay que abrevar y volver a eso, pedir a los maestros que no solamente aborden los héroes clásicos como Pancho Villa, Obregón, etc, sino también extender el conocimiento de estos personajes. Como hay mucha vigencia, mucha subversión, este tema ha quedado al margen, se le da más importancia a otros personajes que a estos.

Montaje de retrato de Praxedis G. Guerrero. Rafael Palacios Romero, obrero tabacalero de origen mexicano, de filiación anarquista, editor y administrador de Regeneración tras el arresto de RFM, EFM, LR y Anselmo L. Figueroa en julio de 1911 rompió con la Junta Organizadora del Partido Liberal Mexicano a fines de octubre de 1912. El intento de apropiación del semanario por parte de Palacios originó el rompimiento. Fotografía obtenida de: http://archivomagon.net

Al referirse a esto, pienso que los medios de comunicación no han contribuido a un mayor entendimiento de la historia y por supuesto del anarquismo. Y le pregunto:

Se ha manejado una imagen de los anarquistas a través de los medios de comunicación, ¿qué piensas de ello?

Sí, sí, es una falsa concepción, porque el anarquismo no es eso exactamente. En el caso de los Flores Magón, si bien es cierto recurrieron al movimiento armado, pero después de haber agotado todas las instancias. Por ejemplo, cuando estuvieron en México en 1905, ellos trataron a través del periodismo, a través de la manifestación pacífica, poder transformar la sociedad en que vivían; sin embargo, sufrieron mucha represión, sus imprentas fueron clausuradas o destruidas, ellos mismos fueron hechos prisioneros. Fue cuando ellos dijeron ‘pues si no se puede por las buenas, va a ser por la malas’. Migraron a los EE.UU. donde creían que era el país de la libertad, allá se trasladaron para organizarse, una vez que habían agotado las vías pacíficas. Es una falsa concepción decir que el anarquista es el que tiene bombas, hace disturbios.

Detrás de ellos hay un movimiento intelectual fuerte….

Es una concepción intelectual, filosófica que viene desde mucho tiempo atrás. El anarquismo no es una doctrina, es una manera de vivir, de pensar las cosas. Los magonistas eran personas muy ordenadas, muy estudiosas, muy conscientes de lo que hacían. Eso de las armas fue porque ya se habían acabado todos los recursos. Mucha gente que se opuso como Francisco I. Madero tuvieron que recurrir a lo mismo, porque ellos hicieron lo mismo, recurrieron a elecciones y no lo lograron.

En este contexto Palomarez va cobrando más forma. Él, un indio mayo adherido al anarquismo más intelectual, se muestra como un hombre de profundos ideales, que desde su radio de acción se sacrifica y actúa en pos de un movimiento. Poco más tarde, comprendo que Torúa también está cautivado por ello.

¿Cómo es que decidiste retomar el personaje de Palomarez?

Fue estudiante de historia en la Universidad de Sonora. Yo soy originario de Cananea y por lo tanto mi tesis quise que versara sobre el movimiento magonista, ya que los magonistas tuvieron una gran influencia dentro del movimiento obrero a principios del siglo pasado. Entonces al revisar la bibliografía, revisar los archivos comencé a detectar esta figura que había permanecido al margen de los historiadores, que había sido un poco relegada,me interesó mucho y comencé a buscar información, me pareció una vida fascinante de este personaje. Fue esa la motivación de abordarlo.

Me llamó mucho la atención que haya sido un indio mayo y que fuera una figura muy relevante no solamente a los inicios del movimiento magonista en Sonora, sino después durante toda su trayectoria; me llamó la atención cómo había sido marginado, olvidado, escondido en las páginas de la historia; y, a parte su militancia, que no fue un gran teórico, pero sí un gran activista hasta los últimos días de su vida.

¿A qué le atribuyes que haya sido relegado de las páginas de la historia?

Fernando Palomarez ya era una figura que siempre había sido utilizada para trabajar en la clandestinidad. […] Palomarez nunca daba su nombre, a pesar de que participaba activamente en casi todos los periódicos, nunca firmaba ningún artículo. Tal vez a eso se deba que permaneció un poco al margen.

¿Podemos decir que Palomarez es aquel activista entregado que puede hacer mucho por un movimiento pero no figura?

Palomarez estuvo como como espía en los movimientos. Se trataba de infiltrar, inclusive muchas veces se manejó con otros nombres. A eso se debe también que se le conozca poco; además del poco interés por el magonismo aquí en Sonora. Yo estuve en la escuela de historia y el magonismo nunca lo tratamos, es como un tema que sigue siendo subversivo, tiene mucha influencia en el pensamiento y por eso se trata de esquivar. Cuando yo propuse mi proyecto de tesis, yo se lo mostré a todos los maestros, me decían que no iban a haber fuentes, que no lo iba a hacer. Tuve que rascarle un poquito para que saliera toda la información.

Correspondencia firmada por Fernando Palomarez. Foto: Cortesía de Alfonso Torúa.

¿Por qué el magonismo prendió más a las comunidades indígenas?

Porque desde los primeros periodos de Regeneración, y en agosto de 1911, la cuestión indígena fue muy importante para ellos. En ese tiempo se estaba llevando a cabo un proceso que se llama la Guerra del Yaqui que consistía en despojar a los indígenas de sus territorios y deportarlos; cuando eran muy peligrosos los mataban ahí mismo […]. A los más peligrosos se les ahorcaba y a los demás se les mandaba de deportados de Yucatán, al Valle Nacional en Oaxaca, se les mandaba a las Islas Marías, se les mandaba a Veracruz. Fue un proceso muy fuerte en contra de los yaquis.

Los Flores Magón desde el principio apoyaron a los yaquis denunciando todas las atrocidades que se cometieron en contra de ellos, a través de todos los periódicos. De 1900 a 1918 los yaquis nunca dejaron de ser agredidos por el Estado, inclusive por el estado revolucionario. Además hay que considerar que los Flores Magón provenían de comunidades indígenas, el papá de ellos era un dirigente indígena que vivía en la sierra de Huautla; ahí se criaron en los primeros años, donde todo es comunal, ahí trabajan los hombres y las mujeres; no trabajan los ancianos, los niños, ni los discapacitados, todo se reparte equitativamente, no hay pobreza. Todo eso de alguna manera influyó en ellos […]. Antes de que ellos decidieran irse a las armas se involucraron mucho con la cuestión indígena.

Sin embargo, Alfonso deja ver los matices que tuvo la participación indígena en el movimiento magonista. Bajo esa lente, Palomarez fue una excepción.

No fue una cosa masiva. Los yaquis y mayos que participaron dentro del magonismo eran una especie muy particular de indígenas, no fue la etnia en su conjunto o los jefes indígenas, sino ciertos personajes […]. Creemos que son un grupo muy homogéneo, pero no es así. En la Revolución mexicana muchos yaquis participaron en el magonismo; otros, al lado del gobierno, se hicieron militares combatiendo a sus propios hermanos de la clase trabajadora. Es una realidad.

Entre toda esta información lanzo un pregunta tal vez obvia, pero que quería escuchar de voz de Torúa.

Fernando Palomares, [PLM-IWW], indio mayo trilingüe, viajero organizador-propagandista en Mexico, Cananea, Arizona, California y otros lugares. Editor, Libertad y Trabajo. Alias Francisco Martinez. 1912, Leavenworth, por violación a las leyes de neutralidad. [National Archives, RG 129].

¿Y cómo es que surge Palomarez?

Primero viviendo con las comunidades indígenas, con los mayos, luego en la comunidad de Topolobampo. Ahí abre votos. La influencia de los Flores Magón lo templó, luego todos los años de lucha, de persecuciones, de hambre, lo hicieron un hombre duro. Eso para mi tiene mucho valor.

Para buscar un cierre, le pido que resuma el legado de Palomarez. Cómo entender a este personaje que ha sido poco estudiado y que a momentos se pierde bajo la sombra de los líderes:

«[…]Fue gente que de una pieza, que vivió y murió pensando en un mundo mejor, soñando en un mundo mejor. A lo mejor utópico, pero ese era el avance.  En una entrevista que le hizo un periódico de Estados Unidos cuando él ya estaba viejito, vendiendo periódicos en la calle, dijo: ‘Yo nunca me he dado de baja en el ejército libertario, yo sigo siendo soldado revolucionario’».

Después de la charla con Torúa me quedo pensando en las pasiones que motivan a las personas en la búsqueda de justicia. Ahora, Palomarez y su correspondencia descansan en mi librero, comparten espacio con otros libros de historia, unos más ambiciosos como la Historia General de México del Colegio de México que es gigantesco y no menciona al indio mayo. Sin embargo, coincido con Torúa, Palomarez es admirable.   

 

Imagen de portada: Retrato de grupo [febrero de 1901, San Luis Potosí, S. L. Potosí], de participantes 
en el congreso del club liberal “Ponciano Arriaga” en la capital potosina del 5 al 11 de febrero de 1901, 
en el que Ricardo Flores Magón aparece de pie, segundo de izquierda a derecha. [FOTOTECA-INAH].


César Palma
César Palma
Editor de fotografía en Kaja Negra. Si alguien tiene que fotografiar al presidente, al papa o a mi abuela, ése quiero ser yo. En Twitter: @LittleChurch_ Correo: cesar@kajanegra.com




Artículo Anterior

De la comuna a la revolución, fragmento de «Fernando Palomarez, indio mayo»

Siguiente Artículo

El niño que fue un gigante





También te recomendamos


Más historias

De la comuna a la revolución, fragmento de «Fernando Palomarez, indio mayo»

Fernando Palomarez fue uno de los combatientes más congruentes y decididos que diera el movimiento magonista. Su rico epistolario...

28 Mar, 2017