Para decirles “¿Quiénes somos?” tenemos que contarles primero algo: Kaja Negra surgió por una inquietud sumada a las ganas de crear una opción “diferente” para hacer periodismo. Qué y cómo hacer eso y ser distintos a los medios industriales han sido las preguntas eje desde que la idea de este medio se echó a andar.

Llevamos ya más de 3  años en línea, en este tiempo hemos apostado por ciertos enfoques, nos han interesado temas específicos y hemos tenido algunos atrevimientos, claro, también hemos cometido errores que nos han hecho valorar la autocrítica.

Descubrimos que lo nuestro no es decirles que somos la esperanza del periodismo mexicano o que somos la irreverencia, la ruptura del canon, la exquisitez, la innovación, la heroicidad, los “soy quien soy y no me parezco a nadie”.

Lo nuestro es contar historias. Nos interesa observar, escuchar, oler, descubrir, comprender (y no morir en el intento) lo que ocurre en nuestro entorno. Nos importa hacerlo cada vez más chido. Con una investigación puntual, con rigor periodístico, explorando nuestras capacidades narrativas. Apostando también al lenguaje multimedia.

Y eso somos: contadores de historias. Periodistas. Personas inquietas que seguimos haciendo preguntas y experimentamos en las formas. Tal vez logremos eso “diferente”.

¿Nos acompañan?

**

Nuestra Misión

Somos una propuesta auténtica, sin fines de lucro, de información periodística, interacción cultural,  reflexión, crítica social y confrontación de ideas dirigida a los jóvenes interesados en su comunidad, a través de las posibilidades que ofrece la cultura digital.

**

Nuestra Visión

Mediante su Misión, ser  una iniciativa multimedia:

  • autónoma
  • autosuficiente
  • socialmente responsable
  • con credibilidad
  • con vocación de transparencia
  • con perspectiva de género
  • que respete y promueva los derechos ciudadanos
  • que contribuya a la formación de jóvenes proactivos en su comunidad
  • que favorezca procesos de construcción de ciudadanía
  • con perspectiva glocal

todo lo anterior, a) bajo los más altos estándares de ética periodística; b) con énfasis en las corrientes de periodismo de investigación, cívico y sensible al conflicto, y c) propiciando con creatividad espacios de articulación política de los jóvenes.