Recomendamos

Ingobernable, los balazos y las persecuciones no son suficientes

27 Mar, 2017 Etiquetas: , ,

La serie protagonizada por Kate del Castillo no cumple con la expectativa que creó Netflix en su campaña de promoción, nos dice Mariana Torres en este texto en el que nos detalla las incongruencias y principales debilidades de esta producción mexicana que está lejos de lograr uno de los mayores desafíos de una serie de acción: resultar verosímil.

TEXTO: MARIANA TORRES

Mucha expectativa generó la nueva serie mexicana exclusiva de Netflix realizada por la casa productora Argos, que marca el ingreso de ésta en el OTT [Over-the-top] mundial: Ingobernable.

No era para menos, Netflix lanzó una campaña que alimentó la curiosidad por los personajes de esta serie. Por un lado, mostró a un presidente mexicano débil, separado de la primera dama y con una relación más bien tensa. Por otro, recurrió a figuras como Adela Micha [recién salida de los medios de radiodifusión tradicionales] para que entrevistara a este presidente de ficción, y por supuesto, echó mano de la reaparición de la actriz Kate del Castillo dispuesta a hablar de su situación jurídica y su encuentro con Joaquín Guzmán Loera.

Pese al bombo en su promoción, Ingobernable muestra la inexperiencia mexicana en la producción de contenidos de acción. La serie es un esfuerzo por mostrar que las proezas no son exclusivas de los narcotraficantes; sin embargo, tiene innumerables detalles incongruentes que matan muy pronto la expectativa del espectador. Explico por qué.

Ingobernable es la historia de Emilia Urquiza [Kate del Castillo], una víctima de secuestro [lo que la hace dueña de una empatía «inusual» con las víctimas de la violencia en el país, frase que se repite constantemente en los capítulos], casada con Diego Nava [Erik Hayser], quien logra alcanzar la presidencia de México con un discurso de paz, que promete el término de la guerra contra el narcotráfico, asunto  que no cumple y que se vuelve razón suficiente para que su comprometida mujer [Emilia] decida separarse de él.

La serie inicia el día en que el presidente [Diego] busca arreglar la situación con su esposa [Emilia] y además tiene la intención de dar un discurso en el que revelará [spoilert alert] que el mayor negocio del narcotráfico es el consumo masivo de drogas en Estados Unidos [vaya novedad]. Lejos de arreglar su situación, la pareja presidencial discute violentamente en la suite de un hotel en el centro de la ciudad y esta escena termina con la muerte del presidente. La única sospechosa es el personaje de Del Castillo.

Cabe decir que en esta secuencia de la discusión Urquiza está vestida con una falda lápiz y tacones de aguja de 12 centímetros [aunque está a punto de salir de viaje a un rancho] y en medio del pleito marital descubrimos que la primera dama sabe defensa personal, pues responde con mucha inteligencia a la agresión física del esposo. Tras la muerte del presidente, Emilia huye en esa vestimenta y camina del Gran Hotel de México [en el Centro] hasta la colonia Condesa y llega al barrio de Tepito en los mismos zapatos.

Según la trama de la serie, la primera dama y el presidente son la portada de todas las revistas; el argumento es que prácticamente el encanto de Urquiza gana la presidencia para su marido, pero nadie la reconoce en su huida y ni en días posteriores, pese a que ella voltea a todas direcciones y utiliza capuchas y lentes oscuros en actos oficiales sin que esto cambie radicalmente su apariencia. No la encuentran ni las miles de cámaras de seguridad de la Ciudad de México [infomercial para el gobierno de la ciudad].

Imagen: Fotograma del trailer oficial de la serie.

Hay más: Emilia va a un supermercado en donde roba materiales punzo cortantes y diversos artículos farmacéuticos sin ser detenida y en un estacionamiento se hace una pequeña cirugía, claro, no es descubierta. La cuenta de detalles por el estilo podría seguir.

Lo cierto es que Kate del Castillo resulta ser la protagonista más conveniente para esta serie. La también productora de Ingobernable, que es Del Castillo, limpia su imagen después de darle vida a Teresa Mendoza en La Reina del Sur y a Anastasia Cardona en Dueños del paraíso, ambos personajes líderes de cárteles del narcotráfico. Recordemos que la percepción pública de la actriz resultó sumamente dañada después de su encuentro y mensajes con el líder del cártel de Sinaloa, Joaquín «El Chapo» Guzmán.

En esta ocasión, Del Castillo da vida a una superheroína que lucha por las víctimas de la violencia, interesada exclusivamente en la paz y la justicia del país; madre, amante y esposa ejemplar, capaz de desentrañar una operación internacional para matar al presidente e incluso ir contra su propia sangre en busca de la verdad; descubre la corrupción del gobierno mexicano en los más altos niveles y sale airosa de toda clase de situaciones peligrosas. Incluso, encuentra el amor y la amistad sincera en Tepito.

La percepción pública de la actriz resultó sumamente dañada después de su encuentro y mensajes con el líder del cártel de Sinaloa, Joaquín «El Chapo» Guzmán.

Y hay otros aspectos a mencionar. Uno de ellos es que al ser un producto de Argos, Ingobernable tiene una carga de crítica social implícita, pero lamentablemente se queda corta, baste decir que los conflictos más graves se resuelven echándole la culpa a Estados Unidos. Quizá el equipo creativo necesita diversificarse. Otro que no deja de llamar la atención es que las posiciones fundamentales de toda la producción lleven el apellido Ibarra; es como si la producción, el guión y la actuación de House of Cards fueran de Kevin Spacey. Hubo un tiempo que Argos revolucionó el melodrama mexicano, pero los consumos de las audiencias eran otros.

Imagen: Fotograma del trailer oficial de la serie.

Lo mejor de la serie es, sin duda, el trabajo de Lynn Fainchtein en la musicalización. Sí, Ingobernable trata la corrupción, las desapariciones forzadas, los centros de detención clandestinos y visibiliza ese pequeño sistema de justicia que es el barrio, tópicos no tan comunes en la televisión mexicana, aunque frecuentes en Argos. Pero es la serie es una especie de transición entre una telenovela [un melodrama reducido a dos amantes que no pueden estar juntos], y el intento de una serie de acción. No alcanza los estándares de calidad a los que Netflix nos tiene acostumbrados.

Los contenidos de acción tienen el enorme desafío de cuidar cada uno de los detalles para resultar verosímiles. Stephen King dijo que Breaking Bad era el mejor contenido para la televisión en la historia porque ningún detalle era gratuito; cada toma, accesorio a cuadro, momento, gesto de los personajes, es una pista necesaria posteriormente. Ingobernable no lo logra.

 

Imagen de portada:Fotograma del trailer oficial de la serie.


Mariana Torres
Mariana Torres

Periodista egresada de la UNAM y obsesiva del estudio de los medios. Escritora por compulsión, la encuentran en Twitter como @grafografa.




  • Karla

    Hace rato comentaba (discusión en Facebook), que no me creo nada de lo que ocurre en esta serienovela, sea por las actuaciones, el argumento o el guión. Lo que rescato: las tomas en exteriores y, como tú, la música (que no la del intro, sino el soundtrack).

    • Mariana Torres

      Coincido totalmente. Es incongruente y a la vez resulta una pena que el thriller político tenga una visión tan reducida. Tienes razón en las tomas exteriores de la ciudad e incluso de Tepito.
      Mi recomendación es que, si puedes, veas Crónica de Castas, la mejor serie que se ha hecho sobre el barrio.

      • Karla

        Justo mientras cuando aparecieron las locaciones tepiteñas y la no muy convincente actuación de Harold Torres pensé en Crónica de castas. En esa serie me pasaba que lo que decían y cómo lo decían me lo creía, creo que lograban capturar el habla de la gente, cosa que en Ingobernable no me está pasando: como que todos están muy correctitos, muy decentes… no le creo al jefe de las fuerzas armadas, ni al de gobernación, ni a los de seguridad, ni a Fernando Luján, con todo lo que me gusta.


Artículo Anterior

El regreso de la Anarquía

Siguiente Artículo

De la comuna a la revolución, fragmento de «Fernando Palomarez, indio mayo»





También te recomendamos


Más historias

El regreso de la Anarquía

La Biblioteca Social Reconstruir es la única biblioteca anarquista de la Ciudad de México. Fue fundada por Ricardo Mestre...

23 Mar, 2017