Recomendamos

La apuesta de la comunidad de sordos para acceder a la información

11 Jul, 2018 Etiquetas: , ,

Durante el proceso electoral en México, la comunidad de sordos se pronunció contra la exclusión que sintieron en las transmisiones de televisión de los debates presidenciales de la contienda 2018. En respuesta, el colectivo Foro LSM, un canal de TV por internet, realizó transmisiones alternas para cumplir con el derecho a la información que tiene esta comunidad. Esta es la historia de una iniciativa que puso en evidencia un tema que no se limita a lo coyuntural.

TEXTO Y FOTOS: XOCHIKETZALLI ROSAS

La noche del domingo 1 de julio, había una transmisión de TV que sólo unos cuantos miraban en México; ocurría justo en el momento en el que las primeras encuestas de salida, pasadas las ocho de la noche, declaraban como virtual ganador de la presidencia a Andrés Manuel López Obrador [AMLO] para el periodo 2018-2024. En esa emisión no había analistas políticos, ni periodistas comentando el proceso electoral, sino personas sordas de distintas partes del país que narraban cómo habían vivido la histórica votación.

Era la transmisión en vivo del canal Foro LSM en Facebook, que alcanzó más de 8 mil reproducciones. En punto de las 20:47 arrancó el programa que duró tres horas con 20 minutos. Los hermanos Marisa y Edgar Sanabria, sordos de nacimiento y originarios de la Ciudad de México, aparecieron a cuadro para contar cómo votaron; ellos se comunicaban en Lengua de Señas, mientras que Erika Ordoñez y Noé Romero representaban su voz. Si bien era una transmisión dirigida para la comunidad de sordos, también invitaba a que los oyentes participaran y estuvieran al tanto de lo que ellos comentaron esa noche electoral.

Así, mientras en los canales de las televisoras mexicanas se comentaban los mensajes de los contrincantes de AMLO: José Antonio Meade y Ricardo Anaya, quienes  reconocieron su derrota, y se preparaba todo en el Zócalo capitalino para la celebración de la victoria de López Obrador, Marisa, a través del lenguaje de las manos, relató lo complicado que le había resultado emitir su voto porque no había ningún intérprete que le explicara en qué casilla le correspondía; Edgar, en cambio, señaló que le había resultado más sencillo, pero también notó que no había nadie capacitado en las casillas para orientar a las personas con discapacidad auditiva.

Un dato que da dimensión a lo que comentaron Marisa y Edgar: en este proceso electoral se tuvo registro de que sólo una persona sorda fue funcionaria de casilla en Torreón. Una persona en un país en el que hay 2.4 millones de personas con este tipo de discapacidad en el territorio mexicano, de acuerdo con los resultados de la ENADID 2014.

Por eso, en aquella pantalla se transmitía y se conversaba sobre las preocupaciones de los sordos, y no sobre la pólvora de euforia que se extendía en la capital del país por el triunfo del candidato de la coalición Juntos haremos historia. Todo ocurrió en un pequeño estudio ubicado en la colonia Del Valle, lugar donde nacía la transmisión, y desde el cual Marisa y Edgar se conectaron con hombres y mujeres sordos de Querétaro, Monterrey y Tijuana para conocer sus experiencias en este proceso electoral.

GIF por César Palma.

Nunca mencionaron si en las propuestas de los candidatos y del entonces virtual ganador se habían sentido representados; conversaron sobre lo necesario: espacios incluyentes y educación para la comunidad.

—A mí me causó mucha confusión que el nombre de un candidato apareciera varias veces, por eso me tomé mi tiempo para leer y emitir con certeza mi voto — relató Edgar, mientras conversaba con Alfonso, un hombre sordo de Querétaro.

—¿Pero qué pasa con un sordo que no sepa leer? —le replicó Alfonso.

El silencio estalló de nuevo.

_____

 

La primera transmisión del Foro LSM ocurrió en agosto de 2017, narra Noé Romero frente al equipo audiovisual en el pequeño cuartito que convirtieron en estudio de grabación en la colonia Del Valle, minutos antes del arranque del tercer debate presidencial del 12 de junio. El objetivo principal: compartir información con la comunidad de personas sordas.

El pequeño estudio lo tenían desde hace tres años Erika y Noé, quienes trabajaban para TV UNAM y para el Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación de la Ciudad de México [COPRED]. Ahí hacían interpretaciones a distancia. Después empezaron a transmitir en Foro LSM.

«Surgió porque los sordos no tienen un canal de comunicación basto; tenemos intérpretes en recuadros de noticias pero es una o dos horas al día, y hay muchas cosas que se pierden. Pensamos entonces en un programa de entrevistas; entrevistar sordos que tuvieran relevancia dentro de la comunidad», dice Noé mientras prepara todo para la transmisión en tiempo real que harían del tercer debate con un sordo a media pantalla.

Los conductores de la emisión son personas sordas, con un gran dominio y reflexión de su lengua, además tienen estudios de licenciatura y son líderes de opinión dentro de la comunidad. El programa está pensado para todos y es por ello que, además de los sordos que aparecen a cuadro, hay dos intérpretes de base que hablan en español para que cualquier persona oyente pueda seguir la transmisión.

Edgar frente a Erika en la transmisión del tercer debate presidencial.

En la actualidad, Foro LSM es un equipo de 16 personas, entre sordos y oyentes. Su trabajo llega a la Ciudad de México, Guadalajara y Monterrey en México, y a países como Estados Unidos y varios de Sudamérica.

Precisamente quienes aparecen en la pantalla son Edgar y Marisa Sanabria, quienes vivieron una realidad en la que fueron la 4ta generación que nació sorda en su familia [sus bisabuelos, abuelos y padres son sordos]. Entonces, aprendieron desde las entrañas la cultura de las personas con discapacidad auditiva, así como la Lengua de Señas.

«Tiene un nivel de señas bastante depurado», dice Noé mientras le pide a Edgar que se coloque frente a la cámara para medir en la toma las dimensiones que ocupará para la interpretación del debate. Incluso, precisa, algunos de los programas se usaron para dar alguna clase de LSM, como sería una clase de español, y así contextualizar a los sordos en el uso de la lengua.

Cuando hacen un programa hay dos sordos al frente haciendo entrevista, y Noé y Erika traducen al español hablado, hacen la voz, porque también buscan que la información no sólo sirva para los sordos, sino para toda la comunidad extendida entorno a los sordos.

Noé sabe muy bien la importancia de que las transmisiones de Foro LSM sean una comunicación integral. La hermana mayor de Noé es sorda. Él entró a la comunidad cuando tenía 10 años de edad. Noé se convirtió en su chaperón: cuando ella salía y la acompañaba para él era como ir a una fiesta de alemanes, sin saber alemán. Él le pedía que le enseñara señas y ella decía que no, porque iba ir a contarle todo a su papá. Sin embargo, Noé fue aprendiendo la lengua por la convivencia y después ocurrió lo inevitable: se profesionalizó como intérprete.

«Me metí tanto que empecé a buscar lugares para estudiar. En México no había, ahora ya hay algunos. Tenías que salir del país a formarte. Erika y yo fuimos de los primeros intérpretes certificados en México, fuimos de los intérpretes evaluadores de intérpretes de las dos primeras generaciones de intérpretes. Erika elaboró la Licenciatura de Interpretación y Traducción en Lengua de Señas en una Universidad privada, y ahí damos clases y la cursamos. Si buscamos la profesionalización, tenemos que empezar por nosotros», relata Noé.

Por su parte, Edgar y Marisa formaron parte de la primera generación de certificación de intérpretes, ellos tienen un certificado de competencia laboral; hay como cuatro sordos que lo tienen a nivel nacional, dos son ellos, asegura Noé y lanza un anhelo:

«Ojalá pudiéramos tener un canal de señas, para sordos, tener la opción de información las 24 horas, es necesario. Cuando fue el temblor transmitimos un par de veces en mi casa, porque las televisoras no quisieron meter intérpretes: ya tenemos demasiados recuadros, uno más es demasiado ruido, dijeron. Es una obligación, la ley te obliga a hacerlo. Así que nos tocó organizarnos por nuestra cuenta: con COPRED sacamos cápsulas de centros de acopio. Hicimos una alianza con el Colegio de Ingenieros Civiles, ellos mandaban un ingeniero y nosotros un intérprete para ir a hacer los peritajes. Apoyar a la comunidad con esta carencia de información».

Sólo una persona sorda fue funcionaria de casilla […] en un país en el que hay 2.4 millones de personas con este tipo de discapacidad […]

_____

 

Todo ocurre en milésimas de segundos. En la bocina se escucha la voz de la comunicadora Gabriela Warkentin dando la bienvenida al tercer debate presidencial que se realizaría en el Gran Museo del Mundo Maya. Apenas escucha la primera frase y de inmediato Erika Ordoñez comienza a señar, mueve las manos y gesticula. Instantáneamente Marisa —parada frente a ella, a un poco más de un metro de distancia— la mira atenta y construye el mensaje también con lengua de señas: con sus manos, con gesticulaciones y con el movimiento de su cuerpo, pero sólo después de que mira lo que Erika hace. Esa es la imagen que la comunidad de sordos [en las 24 mil reproducciones que tuvo el video] mira en primer plano desde el FB Live del colectivo Foro LSM. Es la noche del 12 de junio, el último debate presidencial del proceso electoral 2018 en México.

Al mirar la escena, en el pequeño estudio que el colectivo tiene, pareciera que Marisa y Erika son un espejo, aunque invertido. Pero cuando observas a profundidad descubres que no es así. Que las señas de Marisa no son exactas ni iguales a las de Erika, no sólo porque están contrapuestas, sino porque la cultura y el pensamiento que genera la seña en cada una es distinta. Una es oyente y la otra es sorda.

«No es un espejo», responde Erika a mis preguntas al final del debate. Ella no aparece frente a la pantalla, porque la intención es empoderar a los intérpretes sordos. «Que los sordos vean que la información sale de un mismo sordo, hace que se identifiquen de forma diferente. Nosotros hacemos la interpretación de español a señas, pero no es espejo, ellos no sólo copian, también la adecuan a una forma mucho más natural, hay frases que gramaticalmente las adecuan más a un pensamiento sordo, a la forma en la que la haría una persona oyente», termina.

Así lo complementa Edgar: «Lo que nosotros hacemos es ir agregando o quitando, vas adecuando de acuerdo con la cultura sorda, y creo que esto es lo más valioso. Además las personas sordas ven que hay una persona sorda al frente y les das un modelo a seguir. La traducción del español a la lengua de señas es un proceso traductológico que sigue apegado a la cultura oyente, y el intérprete frente a la pantalla hace ese proceso traductológico a la cultura sorda», responde sonriente Edgar con sus manos, mientras Noé lo traduce en la voz.

Marisa en el tercer debate presidencial.

La escena de Edgar y Marisa frente a Erika se repite cada 20 minutos, cuando se sustituyen para descansar. Se van turnando durante las dos horas que dura el debate. Mientras que el resto de los presentes bebemos cerveza y observamos a los que hacen la transmisión posible como si fuera una reunión de amigos. El ambiente es cordial, pero lo más profesional posible: todos miran desde sus móviles que todo vaya saliendo bien con la imagen y que ningún comentario se quede sin respuesta.

_______

Cuando inició el proceso electoral, los integrantes de Foro LSM se acercaron a los candidatos para entrevistarlos, pero ninguno dio respuesta, refiere, Noé. ¿Qué hacemos? Los sordos necesitan información, dijeron, y así lo vieron cuando pasó el primer debate: el recuadro estaba demasiado pequeño, no se alcanza a ver.

«Las instituciones creen que las señas es sólo mover las manos y no es así. Muchos gestos, posiciones corporales, de la cabeza, tienen carga gramatical, que en un recuadro pequeñito no se alcanzan a distinguir, entonces no recibes toda la información completa ni correcta. En una media pantalla es más fácil que lo entiendas”, dice Noé.

Y así surgió la idea de transmitir el segundo y tercer debate con una persona sorda a medio cuadro.

«Edgar, incluso, me dijo que cómo nosotros con nuestros equipos podíamos hacerlo, y el INE no, si tiene más infraestructura. Y es cierto, bien podría decir: si quieres ver el intérprete a media pantalla da click aquí y aunque te mandara a un link externo, pero ya daba una opción», relata Noé.

De acuerdo con los datos proporcionados por Facebook, para la transmisión del segundo debate tuvieron un alcance de 150 mil personas. «Lo que no esperábamos porque ni siquiera dimos difusión previa, sólo transmitimos y mucha gente dejó de ver la transmisión en televisión y se vino a ver la transmisión en línea de FB live, porque para ellos fue más cómodo ver la media pantalla en señas».

«La verdad es que todo esto lo hemos logrado gracias a la tecnología, pero sin ella no habríamos podido hacer nada. El hecho de que haya intérpretes sordos también muestra un trabajo equitativo con los oyentes y demuestra que podemos hacerlo en conjunto, y esto es un beneficio para las personas sordas, ver toda esta información en su lengua en estos tiempos electorales les da mayor entendimiento. Lo que buscamos es dar accesibilidad a todo el mundo con señas, con español. Ahora, las personas sordas podemos tener toda la información y además permeada por nuestra cultura de personas sordas», dice Edgar con sus manos; Noé con la voz.

Incluso para el debate de candidatos del Estado de Morelos, el domingo 10 de junio, como no pusieron intérprete en la transmisión, al equipo de Foro LSM les empezaron a llegar mensajes de sordos que les pedían ayuda para entender el debate, les pedían que pusieran un intérprete. Los 16 integrantes se trasladaron al estudio y empezaron a transmitir 30 minutos más tarde.

«Es llevar la información que muchas veces como oyentes tenemos disponible sin buscarla, acercarla a la comunidad de sordos, en sí ser el puente de comunicación para que ellos como intérpretes puedan transmitirlo de sordo a sordo. Eso es bastante satisfactorio», dice Erika.

Parte del equipo de Foro LSM.

Así, lo que empezó como un foro de discusión, una plática informal entre varios sordos, los viernes cada 15 días, con temas de interés para los sordos, escaló a tener incidencia y dar un espacio para que las personas sordas puedan estar informadas, y que de acuerdo con quienes participan en las transmisiones, su labor va más allá de las elecciones, porque ellos van a seguir haciendo programas con temas de interés para la comunidad y cuando sea necesario volver a hacer otro tipo de transmisiones, como las del proceso electoral, así lo harán.

«Hay muchas personas que no conocen la cultura de las personas sordas, piensan que es un comunidad cerrada, a la que es imposible entrar, pero creo que también por eso Foro LSM facilita eso, el conocimiento de nuestra comunidad, quita esas limitantes. Para nosotros para acceder a la comunidad de oyentes siempre tenemos que hacerlo a través de intérpretes, y con Foro LSM se trata de accesibilidad para todos», finaliza Marisa, mientras Erika la traduce.



Xochiketzalli Rosas
Xochiketzalli Rosas
Coordinadora editorial de Kaja Negra. ¿Que si escribo? No, imagino que lo hago. En Twitter: @xochketz Correo: ketzalli@kajanegra.com



Leave a Reply


Artículo Anterior

Por los humillados y ofendidos

Siguiente Artículo

La victoria moral de México





También te recomendamos


Más historias

Por los humillados y ofendidos

El camino hacia la regeneración que pregona AMLO, lo tiene que fincar el pueblo, con la dignidad de sus actos, en solidaridad,...

05 Jul, 2018