Recomendamos

Las 43 historias que no desaparecieron

25 Sep, 2015 Etiquetas: , , ,

Un grupo de periodistas se planteó una pregunta: ¿Quiénes son los 43 normalistas de Ayotzinapa desaparecidos? Intentaron darle respuesta en el libro La travesía de las tortugas, cuyo objetivo es identificarlos a través de sus historias, a través de los relatos previos a la noche del 26 de septiembre de 2014; para que no se olviden, para que se conozcan sus rostros.

TEXTO Y FOTOS: LIZBETH HERNÁNDEZ

Se trata de nombrarles.

Emiliano Navarrete y Clemente Rodríguez, padres de los normalistas José Ángel Navarrete González y Christian A. Rodríguez Telumbre, respectivamente, están sentados junto a los periodistas Mónica Ocampo, Carmen Aristegui, Héctor de Mauleón y Rafael Rodríguez Castañeda. Les acompaña Mario Patrón, director del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez. Los padres de dos de los 43 normalistas desaparecidos desde el 26 de septiembre de 2014 escuchan.

Es la presentación del libro Ayotzinapa. La travesía de las tortugas.

Parte del equipo de periodistas que participó en La travesía de las tortugas junto a Carmen Aristegui

Parte del equipo de periodistas que participó en “La travesía de las tortugas” junto a Carmen Aristegui.

Habla Héctor de Mauleón y reitera lo que ha escrito en el prólogo del libro, dice que La travesía… es ejemplar “porque le devuelve el rostro a esos números que se desgastan de tanto repetirse”. Mónica Ocampo, una de las coordinadoras generales del proyecto, explica: “esta idea surgió ante la necesidad de saber qué había detrás de cada uno de esos jóvenes desaparecidos”.

____

Ayotzinapa. La travesía de las tortugas es el primer proyecto gestado por el colectivo de periodistas independientes Marchando con letras. Un colectivo que surge como respuesta a la necesidad de estos periodistas por encontrar nuevos espacios, de crearlos. “Yo no encuentro un medio con el que me sienta identificada, con el que me sienta cómoda y en el que sienta que van a respetar mi trabajo. En medio de esta necesidad pensamos en construir algo como El Faro, es decir, algo que sea independiente. En el estado actual es cuando más se necesita periodismo independiente. Es el momento en que son necesarios este tipo de proyectos”, me explica Diana Amador, parte del colectivo y una de las editoras de La travesía…, en la conversación que tenemos en un café en la colonia Roma.

Diana Amador y Mónica Ocampo se conocieron a través de un amigo que tienen en común. Ambas estaban desconcertadas e impactadas por los hechos en Iguala. Ante la desaparición forzada de los estudiantes normalistas: “queríamos rescatar la identidad de estos chicos y que no se convirtieran en los 43. Ellos tienen nombre, son alguien, entonces, a partir de eso fuimos creando todo”.

El trabajo empezó en octubre de 2014. Sabían que querían hacer los perfiles de los normalistas. Habría oportunidad para que quienes quisieran integrarse al proyecto lo hicieran. El colectivo fijó criterios editoriales para regir el trabajo: no revictimización de los estudiantes ni de sus familias, verificación de cada dato que encontraran al reportear y no protagonismos de los participantes como algunos de los principales, detalla Amador.

Así se fueron integrando periodistas de distintos medios y reporteros independientes hasta conformar un equipo de 46 reporteros, 15 fotoperiodistas y 3 editores. Un primer obstáculo parecía ser cómo financiar el proyecto. “Sabíamos que hacer este trabajo iba a requerir inversión, no sólo por la impresión y distribución, sino porque queríamos ir a los pueblos de estos estudiantes. No íbamos a hacer entrevistas por teléfono. No íbamos a cachar a los padres en las marchas. Sabíamos que íbamos a requerir un esfuerzo para poder conectar con los papás, para que se abrieran. Afortunadamente la mayoría de los reporteros decidieron hacerlo por su propia cuenta, cada quien pagó lo suyo”, cuenta Amador.

Integrantes del colectivo acudieron en distintas ocasiones a las asambleas que se llevaban a cabo en la Normal de Ayotzinapa. Finalmente, su propuesta [entrevistar a los padres, madres y compañeros de los desaparecidos para el libro] fue sometida a votación. Se logró, aunque hubo quienes no accedieron. Eso implicó considerar un acercamiento distinto a las historias. Tras esto, cada reportero realizó su trabajo. El colectivo mantuvo comunicación con la organización Artículo 19 para adoptar las medidas de seguridad necesarias.

El paso siguiente fue concretar la publicación, lo que lograron con Ediciones Proceso: “nos propusieron a Proceso para editar y distribuir este libro. Nos interesó el proyecto […] Es un libro que estremece, que nos confronta con una realidad brutal”, según dice Rafael Rodríguez Castañeda, director del semanario, durante la presentación del mismo en el Centro Prodh.

____

Se trata de sus historias.

El eje de La travesía de las tortugas es la vida de los estudiantes normalistas antes del 26 de septiembre de 2014. El título retoma el significado de Ayotzinapa: “tortuga preñada cuatro veces” para hacer alusión al camino recorrido por los jóvenes para llegar a la Normal. El libro consta de 327 páginas. Son cuarenta y tres perfiles realizados por cuarenta y tres periodistas que ofrecen distintos estilos, matices y observaciones que en conjunto permiten dimensionar las condiciones políticas, sociales, económicas y culturales en las que han vivido y viven los estudiantes de la Normal Rural Raúl Isidro Burgos y sus familias, siendo aspectos comunes la pobreza, la falta de oportunidades y también los anhelos:

“Desde niño te gustaba bailar, pero no sabías. En ese entonces cualquier ritmo era tu preferido. Escuchabas alguna canción de baile y movías las caderas. Varias veces, tus amigos, hermanas, y primos comentaron que te veías ridículo. Al ritmo de la canción: ‘/Y mueve la caderita / y mueve también los pies / menea la cinturita / olvídate del estrés…’, te contoneabas, te meneabas espontáneo, como podías.

A los 14 decidiste ser Benjamín Ascencio Bautista el que baila.” (p. 55)

Sabemos, al leer este libro, que los normalistas son jóvenes que juegan futbol, que oyen a Michael Jackson, que ligan o hacen amigos a través de Facebook, que leen, que comen salchichas con jitomate, que algunos veían al ejército como una opción de vida:

“En realidad, este joven enlistado sorpresivamente en la Normal quería ser militar.” (p. 321)

____

El señor Emiliano Navarrete toma la palabra:

—No fue tan fácil aceptar a Nadia Sanders, que anduviera queriéndome preguntar, créanme que tardó bastante tiempo para que pudiéramos platicar, ¿por qué? En primer lugar, señores, pues yo se lo decía a ella: hablar de mi muchacho me partía el corazón, me sigue partiendo el corazón.

Clemente Rodríguez padre de Christian Rodríguez Telumbre.

Clemente Rodríguez, padre de Christian Rodríguez Telumbre.

El reto periodístico para abordar hechos como los de Iguala es grande. No sólo se limita a hablar de habilidades de reporteros, fotógrafos o editores. También entran en juego lógicas y vicios de los medios. De sus dueños.

Al respecto pregunté a Diana Amador en nuestra charla previa a la presentación:

—¿Cómo has visto el papel de los periodistas, de los medios, del periodismo; ha estado a la altura de las circunstancias ante un caso como Ayotzinapa?

—No, no hemos estado a la altura. Porque la mayoría los ve [a los padres y madres] con este tono condescendiente y los que no, tratan de hacer como poesía con la pobreza del otro, lucir su pluma, y salir y colgarse la medalla de que están con Ayotzinapa pero no tienen ni idea de lo que es vivir en ese lugar ni de lo que están viviendo las familias. Y, por otro lado,  hay mucho oportunismo, no se mide el impacto de lo que se está publicando.

____

Carmen Aristegui interviene cerca del final de la presentación de La travesía de las tortugas: “[los estudiantes] están desaparecidos y no podemos darlos por muertos, hay que hablar de ellos en presente. Ayotzinapa es también el retrato de cuerpo entero de la parte criminal de un Estado como el mexicano”. Aristegui invita a leer el libro.

Se perfila el cierre de este acto. Se cuenta del 1 al 43. Los padres y familiares de Ayotzinapa se retiran. Tienen que seguir con sus actividades de protesta de cara al aniversario de los hechos de Iguala, en el zócalo de la ciudad de México realizan un ayuno de 43 horas. Su travesía sigue.

____

Se trata de sus rostros.

La presentación ha terminado. Los asistentes empiezan a retirarse. Muchos compran el libro, cuyas regalías serán destinadas a las familias de los normalistas afectados. Me acerco a algunas de las autoras.

—¿Qué implicó para ti participar en este proyecto?

Nayeli Roldán reportera de Animal Político que colaboró en La travesía

Nayeli Roldán, reportera de Animal Político, colaboró en “La travesía de las tortugas”.

Nayeli Roldán, reportera de Animal Político lo dice así:

—Creo que el gran valor de este proyecto es, primero, que se pudo unir un gremio que siempre ha estado desarticulado, como lo es el periodístico, que todos abonamos, donamos nuestro tiempo, nuestro trabajo, el periodismo, que es lo único que sabemos hacer, por una causa que nos ha dolido a todos. Un hecho que ha marcado la historia de este país de una manera sumamente dolorosa y que quisimos aportar, y la única manera era haciendo periodismo […] Para mí es una manera de contribuir, de abonar a la justicia, a la memoria colectiva, una forma de concretar lo que siempre he creído sobre el periodismo, que es: cambiar lo que está mal. El periodismo tiene que servir para eso. Este libro para mí es esa herramienta. Contribuir a que las cosas no se vuelvan a repetir. A que podamos encontrar justicia.

—¿Por qué es importante que las personas lo lean?

—Me gustaría que todos lo leyeran, pero si tengo que escoger, preferiría que lo leyeran las personas que no están conscientes. Que se den cuenta que Everardo era un chico de campo, que su única opción era ir a Ayotzinapa. Y que su única opción era ir por ese camión para botear y venir a la ciudad de México, que su única opción era ser maestro, porque sino iba a terminar siendo uno más. Que se acerquen justo esas personas que les llaman vándalos para que entiendan que estos chicos tienen un pasado, que Guerrero es así porque tiene un pasado —dice Ixchel Cisneros, periodista y coordinadora del Programa de Comunicación de Cencos.

Si alguna vez se preguntaron quiénes son esos chicos, ahí está la respuesta. No entramos en la polémica de qué pasó esa noche. Muchas personas se preguntan quiénes eran esos chicos y qué estaban haciendo ahí, y ahí están las respuestas. Creo que arroja muchas luces sobre eso, sobre la identidad de las víctimas que se nos olvida con tanta frecuencia.

Estas palabras se relacionan con lo que me comentó, días antes, Diana Amador:

Diana Amador participó en la Coordinación editorial de La travesía de las tortugas

Diana Amador participó en la Coordinación editorial de “La travesía de las tortugas”.

—Si alguna vez se preguntaron quiénes son esos chicos, ahí está la respuesta. No entramos en la polémica de qué pasó esa noche. Muchas personas se preguntan quiénes eran esos chicos y qué estaban haciendo ahí, y ahí están las respuestas. Creo que arroja muchas luces sobre eso, sobre la identidad de las víctimas que se nos olvida con tanta frecuencia.

Al salir del Centro Prodh y tras revisar algunas páginas, una frase escrita por Emiliano Ruiz Parra en el apartado que hizo sobre los normalistas asesinados durante los ataques en Iguala se queda en mi mente: “Un reportero busca historias pero en Ayotzinapa encuentra rostros”.

 

*El video de la presentación completa del libro “La travesía de las tortugas” puede verse aquí.

 

Imagen de portada: Diseño de la portada del libro "La travesía de las tortugas" por Monserrat Hernández.


Lizbeth Hernández
Lizbeth Hernández
Directora de Kaja Negra. Periodista e investigadora freelance. Los temas que más le interesan son: movimientos sociales, derechos humanos, feminismos, agenda lgbt+, arte y cultura pop. Escribe sus ideas y apuntes en Medium. Se la vive entre la sabrosura y el desasosiego. En Twitter e Instagram: @abismada_ Correo: lizbeth@kajanegra.com




Artículo Anterior

Tiempos sombríos: una conversación sobre «Los 43 de Iguala»

Siguiente Artículo

Territorio en rojo, fragmento de «Los 43 de Iguala»





También te recomendamos


Más historias

Tiempos sombríos: una conversación sobre «Los 43 de Iguala»

En Los 43 de Iguala el escritor y periodista Sergio González Rodríguez propone un acercamiento crítico al caso Ayotzinapa. Esta...

24 Sep, 2015