Recomendamos

Nombres para cruces rosas

10 Dic, 2017 Etiquetas: , , ,

Versos para gritar por las mujeres a las que les han arrebatado la vida; rimas para no olvidar a las que murieron en el pasado, las que siguen muriendo ahora; porque la poesía también es un grito que sirve para hablar por ellas. A continuación en el marco de los 16 días de activismo contra la violencia de género que culminan hoy,  les compartimos este poema del escritor nicaragüense Moisés Elías Fuentes, quien a partir de su composición poética le habla a Mara Fernanda [la joven de Puebla asesinada por un chófer de Cabify], para hablar, a su vez, de todas las mujeres víctimas de feminicidio.

TEXTO: MOISÉS ELÍAS FUENTES / ILUSTRACIONES: ALMA RÍOS

 

A todas las que nos han

arrebatado. ¡Ni una más!

 

Quien diga que no sintió

que ya conocía tu nombre, miente.

 

Y mientes tú, muchacha, cuando dices

que nunca habías entrado a este jardín

porque sé que escuché antes tu nombre.

 

Aunque sí, debo admitir que nunca vi

otra Mara Fernanda como tú,

con el nombre lleno de ti acompañándote

desde el primer llanto hasta el primer acurruco

[o antes aún, cuando eras sólo un anhelo en el vientre,

un nombre de niña acariciado en el sueño].

 

Pero es que han sido unas después de otras

las que he visto entrar como tú, muchacha,

buscando desconcertada el lugar para tu cruz rosa

en esta multitud de cruces rosas calladas.

 

Unas después de otras las tumbas

que ha preparado el sepulturero

y siempre hay una más y la que sigue,

por lo que a veces pienso que es la misma

que va y viene y se vuelve a ir

[años y años velando el sueño de los muertos

y no me acostumbro a verlas, desorientadas,

como buscando el camino de regreso hacia sí mismas].

 

Todas con sus historias y nombres,

desbordadas de presente y de mañana

hasta que algún amanecer las encuentra

despojadas de nombres y de historias.

 

Solas, con el llanto lodoso en las mejillas

en un amanecer anónimo a la orilla de la carretera,

heridas por el odio cíclope

de un hombre que odia a las mujeres

porque sospecha que no es más que un hombre.

 

Un hombre que pretende vaciarlas de sí mismas

como pretendieron vaciarte a ti,

Mara Fernanda, sin conocer tu nombre

ni la compleja sencillez de tu naturaleza.

 

Y así llegan a este jardín, solas, sí,

pero con su cruz rosa y su nombre y su historia

desafiando los oficios del rencor y el olvido.

 

CDMX. Septiembre-Octubre de 2017.

 

Técnica de las imágenes: Ilustración digital.


Moisés Elías Fuentes
Moisés Elías Fuentes
Managua, Nicaragua, 25 de abril de 1972. Licenciado en Lengua y Literaturas Hispánicas por la Universidad Nacional Autónoma de México. Maestrante en Estudios Latinoamericanos por la misma casa de estudios. Publicó en 2007 el libro de poesía De tantas vidas posibles [Centro Nicaragüense de Escritores]. Seleccionó y prologó las antologías El lago y la torre. Seis poetas vanguardistas nicaragüenses [México, 2011] y Andanza y voces de los tres Ernestos. La generación nicaragüense del 40 [México, 2013], para el departamento de publicaciones de la Universidad Autónoma Metropolitana. Colabora en las revistas Casa del Tiempo [UAM], Timonel [Instituto Sinaloense de Cultura] y Molino de letras [Estado de México]. Profesor en la preparatoria Iztapalapa 1 del Instituto de Educación Media Superior de la Ciudad de México. Obtuvo la nacionalidad mexicana en 2008.



Deja un comentario


Artículo Anterior

Sólo los jefes habitan la Victoria

Siguiente Artículo

Vamos siguiendo buseros en Medellín





También te recomendamos


Más historias

Sólo los jefes habitan la Victoria

Demasiado ímpetu literario estorba en las relaciones con los hombres de carne y hueso. Esta afirmación puede hacer tras...

07 Dec, 2017