Recomendamos

Quiénes somos

06 Abr, 2015

Somos periodistas. Nos apasiona contar las historias que suceden en nuestro entorno. Nos atrevemos, constantemente buscamos nuevos enfoques, nuevas maneras de contar historias a través de distintos lenguajes. Lo hacemos con rigor en la investigación y en la narrativa, en el fondo y en la forma. Sin olvidarnos del desenfado. Somos críticos, como exige nuestro oficio, y autocríticos, como exige nuestra ética, aquella que nos reclama comprender e interactuar con nuestra comunidad para hacer un mejor periodismo. El periodismo que queremos.


Lizbeth, directora
[lizbeth@kajanegra.com]

Sin autocrítica no hay periodismo. Hace falta que los periodistas dudemos y nos preguntemos: ¿qué buscamos con lo que hacemos? ¿Para qué sirve lo que escribimos o documentamos? ¿Lo estamos haciendo bien o no?

Estas preguntas más una serie de reflexiones nos llevaron a hacer un alto. A replantear lo que es Kaja Negra. Hoy puedo decir que Kaja Negra es un portal periodístico que ha ido de la inexperiencia a la profesionalización, que aún no concluye. El camino ha sido enriquecedor.

Empezamos sin tener más certezas que nuestras ganas de construir una alternativa periodística. Desde 2010 hemos aprendido mucho, y claro, también cometimos errores. Experimentamos, pero también dimos pasos en falso. Y estos pasos nos ayudaron. Corregimos.

Cada una de las personas que ha participado en la Kaja lo sabe.

Cada una de ellas ha dejado enseñanzas que la Kaja no olvida.

Ahora, a más de cinco años de haber nacido en la red, regresamos para decir: estamos aquí para seguir contando historias. La lógica de medio masivo no es la nuestra. El diarismo no es nuestro fin, pero no huimos de la coyuntura. No, no nos interesa reproducir verdades oficiales de manera automática. Estamos aquí para dudar, escuchar, observar, investigar, contrastar, dialogar.

Para arriesgar.

No somos ajenos a la realidad de nuestro país. Esta es nuestra forma de decirlo.

Por eso estamos aquí, con nuestra apuesta renovada, misma que seguiremos afinando con la participación no sólo de nuestro equipo y colaboradores, también con la de ustedes que nos leen.

Porque este es el periodismo que queremos.

Ketzalli, coordinadora editorial
[ketzalli@kajanegra.com]

El equipo de Kaja Negra decidió hacer un stop. Era necesario. Porque a veces hace falta mirar atrás para observar las huellas que hemos dejado, constatar si dimos pisadas contundentes, si fueron los pasos que quisimos dar, para revirar, replantear, reconstruir. Ahora estamos de regreso, siete meses después, con los bríos tenaces de escupir el periodismo que queremos ―leer y hacer―. Hubo pérdidas y caídas que nos colocaron contra la pared, en un callejón sin salida; pero que nos dieron las herramientas para enfrentarnos ―incluso a nosotros mismos― y empezar de cero; caminar por lo andado, corregir y renacer con una visión clara de nuestro periodismo. Porque Kaja Negra se convirtió en un tren desbocado que nos exige profesionalismo y compromiso. ¿Te subes y arriesgas?, nos gritó desde las entrañas de su furia emprendedora. Por eso, el equipo de Kaja Negra está aquí de nuevo con trabajo, propuestas y proyectos que queremos compartir con ustedes, nuestros lectores; siempre invitándolos a que, al igual que nosotros, miren a nuestro pasado y descubran por sí mismos quiénes somos y de qué estamos hechos. Ustedes, lectores, juzguen si tomamos las decisiones correctas y critiquen nuestra labor como el medio de comunicación que somos. Mientras tanto bienvenidos sean a la nueva Kaja Negra.

César, editor de fotografía
[cesar@kajanegra.com]

El periodismo que queremos es un proyecto profesional y de vida. En cada imagen o palabra se podrá encontrar dedicación, tiempo, cariño y también diversión. La nueva Kaja Negra salió de la licuadora después de mezclar distintas formas de asumir el periodismo, pero con el objetivo en común de construir un espacio para la experimentación y la constante renovación de nuestra manera de contar historias. Este espacio está fundado sobre el valor de la libertad: de expresión y de autosuficiencia. La Kaja pierde sentido cuando nos ajustamos a las viejas formas de hacer periodismo, a que las historias estén a modo, o que nuestros criterios periodísticos se ajusten a la marea del mercado.

Kaja Negra pretende darle la vuelta a esas problemáticas a partir de enfoques propios de nuestra época: ensanchar la comunidad a través de la virtualidad, aprovechar las ventajas de la interconexión tecnológica; narrar historias con mayor cercanía, incluso en comunidad, procurando eliminar aquella visión que aún persiste entre los medios como instituciones políticamente correctas e imparciales. La Kaja difícilmente podría ignorar tales tareas y pretender sobrevivir: su naturaleza de medio alternativo le lleva a tener siempre presente esos objetivos. Queremos un periodismo vivo, colorido, multiforme… Para ello nos haremos responsables de estas libertades que hemos tomado. Como dice Camus: “La libertad no es nada más que una oportunidad para ser mejor”.

Samuel, editor
[samuel@kajanegra.com]

Escribir periodismo es arriesgar. Es arriesgarlo todo. Es abandonar la idea de sobrevivir ocho horas diarias, de lunes a viernes en un corporativo o en cualquier otra parte que no sea en el proyecto al que has invertido cuatro años. O cinco. O los que sean. Escribir periodismo es una postura frente a la profesión que sobretodo es un oficio. Es estar en contra de los grandes medios no sólo porque sirven a los intereses del poder, sino por la calidad de sus contenidos o por las condiciones laborales que ofrecen: adversas, mezquinas, que también sirven a los intereses del mercado. Escribir periodismo es escribir desde el fondo, sin esperar dinero de por medio. Escribir periodismo es abrirse al mundo, principalmente a su lado más negro; observarlo, narrarlo, vivirlo. A veces morir.

Eso es para mí escribir periodismo. Eso es para mí escribir. Por eso hoy tecleo estas líneas. Porque hoy Kaja Negra resurge después de casi un año de inactividad desde que anunció su relanzamiento. Fueron meses muy cabrones, en los que el principal reto estaba en nosotros. El principal obstáculo, sobre todo. Como ha dicho nuestra directora, mi Liz querida, la Kaja sobrevivió pese a nosotros. Hoy este sitio, este medio, muestra una nueva piel. Una nueva declaración de principios: “El periodismo que queremos”. Por lo que queremos hay que luchar prácticamente de por vida. Por lo que a nosotros nos gustaría leer, lo que a nosotros nos gustaría publicar, lo que a nosotros nos gustaría experimentar como grupo. Por el periodismo que nos pegue la gana. El que no podríamos hacer en ningún otro lado.

Uno de los grandes maestros de mi vida me cuestionó hace poco: Y a todo esto, ¿qué busca el periodismo? Este hombre quería de mi respuesta la esencia total del quehacer al que he decidido entregarle mi vida, como muchos otros lo han hecho antes. El periodismo, me dijo, está en la constante búsqueda de la verdad. De nuevo estuve de acuerdo con él.



Redacción Kaja Negra
Redacción Kaja Negra
Escríbenos a: redaccion@kajanegra.com




Artículo Anterior

Trece consejos para México de la ciudad más bicicletera del mundo

Siguiente Artículo

Pintar a tomatazos las calles




Más historias

Trece consejos para México de la ciudad más bicicletera del mundo

Es imposible comparar a Holanda con México y sobre todo a Groningen con la capital del país; sin embargo, hay lecciones...

05 Apr, 2015