Recomendamos

Saltó la liebre contra la diversidad sexual

20 Jun, 2016 Etiquetas: , ,

Según Consuelo Mendoza, presidenta de la Unión Nacional de Padres de Familia [UNPF], no es relevante ni necesario que estudiantes se informen sobre diversidad sexual. ¿Por qué importa esta postura?

TEXTO: EMILIANO PÉREZ CRUZ

El tema de la diversidad sexual o preferencias sexuales de los mexicanos no deben incluirse en los libros de texto ni en los planes de estudio de las escuelas públicas, pues «hay cosas muchísimo más importantes que deben contener y que no contienen», declaró en conferencia de prensa Consuelo Mendoza, presidenta de la Unión Nacional de Padres de Familia [UNPF], organismo vinculado a la iglesia católica, al cual le «preocupa que la instrucción que se dé no esté basada en lo que es natural».

Consuelo Mendoza dijo que «no es necesario incluir el tema de la diversidad sexual en los libros de texto, porque “los puede dañar”», y pidió conocer los contenidos de los libros de texto gratuitos y los materiales para los profesores que podrían entrar en circulación a partir del ciclo escolar 2018-2019.

Para Consuelo Mendoza «hay cosas mucho más importantes, e incluir en los libros de texto temas sobre la diversidad sería un desperdicio de papel».

Llama la atención que la presidenta de la UNPF considere «desperdicio de papel» la información que los educandos pudieran tener acerca de tan inquietante tema. Información que podría, a la postre, evitar tragedias como la de Orlando, Florida, cuando el estadounidense Omar Siddique Mateen disparó contra la clientela de una discoteca gay, mató a 49 personas e hirió a 53 más.

Según el padre de Omar, éste se molestó al ver a una pareja gay abrazada en el centro de Miami: «Vio a dos hombres besándose delante de su esposa y su hijo, y se enfadó mucho». Quizá Omar consideró, como Consuelo Mendoza, que no es importante que personas de preferencias distintas a las nuestras manifiesten sus afectos en público. Peor aún es que doña Consuelo escude tras los niños su homofobia, su intolerancia hacia la comunidad de lesbianas, bisexuales, gays y transexuales.

—Que no pongan cosas que afecten a todos los niños mexicanos. Que no se estén desperdiciando ni las hojas ni el contenido ni el esfuerzo en temas que no son importantes ni trascendentes para ellos, para su formación como ciudadanos y como personas —pontificó la presidenta de la UNPF.

Para ella no es importante que los chamacos se informen de temas relacionados con el amor, erotismo, sexualidad, deseo, placer, Eros, Tanatos, libido, lésbico, hetero, gay, bisexual, transgénero, elección, preferencia, transgresión, asexual, sensual, cariño, orientación, ternura, lealtad, compromiso, cornudo, tortillera, cachagranizo, plenitud, languidez, orgasmo…

Para ella no importa respetar al otro; considera antinatural lo que no va con su manera de ver el mundo. Prefiere que «eso», si se aborda, sea en lo oscurito, porque no es de ciudadanos y personas hacerlo en público. Serán tachados de antinaturales, pecadores que atentan contra  la Ley Divina y merecen ser masacrados, injuriados, perseguidos, arrinconados en reservaciones, en sitios donde puedan dar rienda suelta a sus bajos instintos hasta que aparezca un San Jorge con metralleta en mano y los despache al infierno de todos tan temido.

La presidenta de la UNPF ignora los derechos a la libertad sexual; a la autonomía sexual, integridad sexual y seguridad del cuerpo sexual; a la privacidad sexual; a la equidad sexual; al placer sexual; a la expresión sexual emocional; a la libre asociación sexual;  a hacer opciones reproductivas, libres y responsables; a información basada en el conocimiento científico; a la educación sexual comprensiva; al cuidado de la salud sexual. Vale citar a la organización hispana Sexólogos Sin Fronteras, cuando con claridad señala que:

«La educación en materia de salud sexual es una combinación de experiencias, de aprendizajes saludables tendentes a una vivencia placentera de la sexualidad y a comprender el hecho sexual humano y la sexuación de las personas, y a vivirse y aceptarse, para ser lo más feliz posible. Esto es la vivencia responsable, placentera de las sexualidades de las personas.

«La Promoción de la salud es un componente central de la salud pública contemporánea que tiende a promocionar la salud física, social [sexual, reproductiva] y mental de la comunidad.

«La sexualidad invade toda nuestra vida desde incluso antes de nacer. Todas/os somos sexuadas/os por naturaleza. La sexualidad es vivida de forma peculiar y específica por las personas y sobre todo, por la influencia de la educación, familia, religión y cultura.

«En la sexualidad se expresan nuestros sentimientos, emociones, fantasmas, deseos, miedos, actitudes, valores, comportamientos, prácticas sexuales, roles de género, relaciones de parejas…

«La sexualidad de todas las personas está influenciada por factores biológicos, psicológicos, sociales, económicos, políticos, culturales, étnicos, jurídicos, históricos, religiosos y espirituales… Podríamos afirmar sin equivocarnos que la educación en materia de salud sexual se preocupa del bienestar de las personas y es un aspecto importante de la promoción de la salud de las personas».

Esto, a Doña Consuelo, no la consuela. Para ella abordar el tema de la diversidad sexual es un desperdicio de papel. Y preocupan sus decires porque la UNPF es la principal interlocutora del gobierno federal en materia de educación pública.

Sólo por eso preocupan sus decires.

 

Imagen de portada: Reading by Takashi .M- Flickr-[CC BY 2.0]


Emiliano Pérez Cruz
Emiliano Pérez Cruz

Escritor y periodista. En 1979 fue nombrado por el Edomex cronista honorífico de Ciudad Nezahualcóyotl. Su más reciente libro de relatos: Ya somos muchos en este zoológico, Fondo Editorial Estado de México, 2013. En Twitter: @perecru





Artículo Anterior

Una guerra desconocida, fragmento de «Honduras a ras de suelo»

Siguiente Artículo

Más que un árbol, el vigoroso soplo de la vida





También te recomendamos


Más historias

Una guerra desconocida, fragmento de «Honduras a ras de suelo»

Fragmento del libro Honduras a ras de suelo. Crónicas desde el país más violento del mundo, de Alberto Arce [Ariel, 2016],...

13 Jun, 2016