Recomendamos

Transmetropolitan: la voz de la nueva escoria

18 May, 2016 Etiquetas: , ,

Warren Ellis y Darick Robertson se inspiraron en el periodista y escritor Hunter S. Thompson para crear a Spider Jerusalem, un reportero del futuro equipado con excéntricas gafas que nos muestra el mundo a partir de su fascinación por las historias de podredumbre, y que, además nos permite reflexionar sobre el periodismo.

TEXTO: R. AXEL ALONSO 

«No puedo resolver problemas. Sólo puedo asegurarme de  que la gente no pueda evitar enterarse de ellos.»

Spider Jerusalem

 

Investigar y contar las historias de poderosos y oprimidos siempre implica un riesgo, pero también es una tentación irresistible para algunos, sobre todo para los periodistas. Esta profesión que llamamos periodismo ejerce un encanto tan fuerte en algunos de quienes la practican, que fácilmente podríamos considerarla como una adicción. Porque para contar lo que es y vive «la nueva escoria» se necesita tener el apetito de un adicto. Sólo así se toleran todas las impurezas y podredumbre que hay en cada dosis de realidad cruda que se transforma en historias para los lectores.

En este contexto es donde el reportero Spider Jerusalem, protagonista de Transmetropolitan, alcanzó la fama justo porque él tampoco pudo resistirse a ese vicio, que lo consumió y con el que logró llamar la mayor atención posible. Luego de disfrutar del dinero y poder que obtuvo con su trabajo: notas, columnas y reportajes, se dió cuenta que ya era demasiado célebre para poder caminar por las calles y escribir sus mórbidos artículos tranquilamente. Por eso [y por una difunta exesposa que lo odiaba tanto que dió instrucciones de que no la resucitaran hasta que él estuviera muerto; situación posible dentro de la trama de la historia] decidió mudarse a una cabaña en el bosque, donde pudiera drogarse y disparar armas a su antojo, y juró nunca regresar a la ciudad.

Trans_1

Portada emblemática de Transmetropolitan.

Sin embargo, cinco años después, obligado por un editor, Spider Jerusalem regresa a su caótica urbe del futuro, en la que resucitar a los muertos a partir de cabezas congeladas, lograr cambios de especie y en donde máquinas pueden fabricar lo que quieras con una orden, son tan reales como la discriminación, el abandono social, la corrupción de los gobernantes, la apatía de los gobernados y las coberturas informativas tendenciosas.

Spider consigue un departamento aceptable para vivir y una fuente fija de ingresos. Escribe y compra drogas con relativa calma. Tras cinco años perdidos regresa en grande: escribe sus explosivos textos para asquear a la «nueva escoria», [término que se usa en el cómic para describir a la gente común, marginada en las ciudades y sometida a los caprichos de autoridades] e incomodar a los que pretenden ejercer el poder a su antojo.

Equipado con sus excéntricas gafas, con las que puede  tomar fotografías, y ayudado por su guardaespaldas Channon Yarrow y su asistente Yelena Rossini, este periodista cuenta las noticias de forma que quienes las vean no olviden que él formó parte de ellas: Ya sea transmitiendo en vivo desde un club de strippers la brutal represión policial contra una minoría futurista [que puede recordar mucho a Strange rumblings in Aztlan  de Hunter S. Thompson, sobre el asesinato de un periodista chicano a manos de la policía de Los Ángeles], o sometiéndose a toda clase de procedimientos para entrar a reservas donde la gente vive como en culturas antiguas, o provocándole una diarrea al presidente luego de entrevistarlo en un baño público.

Así es la vida de este Transmetropolitan.

Transmetropolitan 26_p22 by Planbbureau. Flickr-[CC BY-NC 2.0]

Transmetropolitan 26_p22 by Planbbureau. Flickr-[CC BY-NC 2.0]

Miedo y asco en el futuro

Transmetropolitan fue una serie publicada por Vertigo, el sello especializado en cómics de autor y para lectores adultos de la editorial DC Comics [originalmente se publicó en el sello de ciencia ficción Helix que sólo existió un año; esta serie fue la única sobreviviente], de 1997 al 2002, con un total de sesenta números en los que se exploraron las locuras de ese mundo y del reportero que decide contarlas.

Los responsables de crear a este reportero gonzo del futuro son el escritor Warren Ellis y el dibujante Darick Robertson.

Robertson es reconocido por su trabajo en el cómic para adultos The Boys [realizado junto al guionista Garth Ennis] y por esta serie, en la que nos muestra a detalle inventos y personajes sorprendentes que pueblan el futuro, haciendo  referencias visuales de la ciencia ficción británica [2000 AD] y Europea [Metal Hurlant que se derivaría en la anglosajona Heavy Metal ] y estadounidense [como el cine de ciencia ficción de Ridley Scott], como algunos de los casos más visibles, y en la que también propone ideas novedosas sobre el aspecto de los habitantes de este mundo, que van desde los reporteros con cámaras incrustadas en todo el cuerpo hasta nubes de nanobots de origen mexicano.

Por su parte, el escritor Warren Ellis [Essex, Inglaterra, 1968], considerado como parte de la llamada «Invasión británica» al cómic estadounidense a finales de la década de los ochenta, es responsable de obras de culto como Planetary [una historia de superpoderes, «arqueología de lo imposible» y conspiraciones que rinden homenaje a la ciencia ficción y fantasía del Siglo XX],  The Authority [un grupo de superhéroes que toma el control de la defensa del planeta Tierra], la actual serie de cómics de James Bond y trabajos igual de peculiares aunque no tan afortunados como este material publicitario del ron Bacardi.

Así, Ellis y Robertson crean para su protagonista, Spider Jerusalem, un futuro en el que la tecnología más cotidiana permite vivir con las posibilidades que teóricamente ofrece el pensamiento transhumanista [como transferir tu mente a máquinas, cambiarte el estómago por granjas de bacterias para no volver a comer, crear clones perfectamente programables o preservar culturas del pasado remoto en reservas ecológicas]. Los guiones reflexionan sobre la naturaleza humana y las buenas y malas pasiones que son inseparables de la especie; mientras que las imágenes de Robertson cumplen con los cometidos de adentrarnos en este extraño mundo tecnológico, tan brillante y podrido al mismo tiempo, además de hacer un excelente trabajo en la construcción de rostros expresivos, lo cual es vital para presentar a un personaje tan extremo como Jerusalem y dar a conocer las reacciones de quienes lo rodean.

Warren Ellis reconoce que Spider Jerusalem está inspirado en la forma de ser y de vivir del escritor y periodista estadounidense Hunter S. Thompson, particularmente en el efecto que la fama tuvo en su obra y cómo ésta, aunque le permitió acercarse a importantes personajes y situaciones, también se fue convirtiendo, junto a las otras adicciones del autor, en un impedimento para escribir con la misma capacidad incisiva de sus primeros trabajos.

La personalidad exagerada de Thompson, su involucramiento como parte fundamental para investigar y escribir sus libros, llevados al cine en más de una ocasión encarnado por Johnny Depp, y sus textos políticos coyunturales [como en la elección presidencial entre Richard Nixon y George McGovern] lo consolidaron en el imaginario literario y de la cultura popular estadounidense de la segunda mitad del siglo XX, tal y como explica Ashlee Amanda Nelson en la tesis Hunter S. Thompson, Transmetropolitan, and the Evolution from Author to Character.

Por ello, aunque Ellis evadió las oportunidades de conocer a Thompson en persona, no es sorprendente que lo escogiera como inspiración para un personaje que tiene al periodismo como forma y motivo de vida [aunque le cueste reconocerlo] y que quiere mostrar a la gente las realidades de su mundo con el cinismo, crudeza y humor negro de un forense bajo la influencia de muchas sustancias.

Adictos a las historias

Cuando de trata de historias de podredumbre universal, las que más pierden a Spider Jerusalem son las del mundo de la política. La gran historia que se desarrolla a lo largo de la serie inicia con la elección presidencial entre el candidato ultraconservador y racista Heller, y el hipócrita y manipulador «El Sonriente», eco de Fear and Loathing on the Campaign Trail in ’72. Al ver lo peor y lo aparentemente menos peor de ambos candidatos, el protagonista decide comenzar a usar sus letras para intentar mostrar a la gente el verdadero rostro de aquellos que gobiernan, quienes lo hacen mal y todavía tienen el descaro de llamar a los que los eligieron escoria. Spider Jerusalem se equivoca, pero sin dejar de hacer evidente que como periodista es un ser humano, uno al servicio de los ideales de la libertad y la justicia. La voz de esa «nueva escoria» ahora está lista para enfrentarse con sus textos a quien sea, incluso al nuevo presidente de Estados Unidos.

[Transmetropolitan] lleva a la figura del periodista, tan común en los cómics, por rumbos más críticos y menos inocentes.

Las reflexiones, sátiras y críticas que Ellis plasma en Transmetropolitan la convierten en una obra que ha envejecido con gracia, pero se puede adaptar a los contextos actuales [más con una frenética elección presidencial en curso en Estados Unidos]. Sumado a esto, tenemos una constante reflexión sobre el papel que tiene el periodismo en la comprensión de los problemas cotidianos y cómo el periodista, al ser quien corre el riesgo y toma las decisiones para llevar esa noticia, también es una parte inseparable de ella, aún pagando el precio de perder anonimato o el interés inicial en provocar un cambio.

Transmetropolitan by Alister. Flickr-[CC BY-NC-ND 2.0]

Transmetropolitan by Alister. Flickr-[CC BY-NC-ND 2.0]

Esta obra [aún sin publicar en México, pero disponible en ediciones en inglés y castellano] es un alocado entretenimiento que lleva a la figura del periodista, tan común en los cómics, por rumbos más críticos y menos inocentes. Luego de leer este cómic queda la reflexión sobre la importancia de los periodistas, pero también sobre las vías con las que estos buscan revolver lo mejor y lo peor del mundo para mantenernos informados, y para tal tarea, a veces es necesario recordar / referirse a junkies de las historias como Spider Jerusalem o Hunter S. Thompson.

 

Imagen de portada: First test needs work by Leeky Boy. Flickr-[CC BY-NC-ND 2.0]


R. Axel Alonso
R. Axel Alonso

Periodista en formación. Entusiasta de los cómics, las series de TV y el cine, cree que estos lenguajes pueden ayudar a conocer más y mejor este mundo extraño. En Twitter: @RAxelAlonso





Artículo Anterior

Descifrar a Žižek, una conversación con Santiago Castro-Gómez

Siguiente Artículo

El origen





También te recomendamos


Más historias

Descifrar a Žižek, una conversación con Santiago Castro-Gómez

El filósofo colombiano toma a Slavoj Žižek como punta de arranque para hacer un análisis sobre la filosofía, la esfera...

11 May, 2016