Recomendamos

Tres poemas

04 Jun, 2016 Etiquetas: , ,

Versos que evocan la tristeza y el miedo; aquello que resguarda la rabia y la soledad. 

TEXTO: LURIEL LAVISTA / ILUSTRACIÓN: JIMENA RIVERA

Sin prisa

                                                                      A Teresa

Entre esta tierra y el azar

se acerca el atardecer

y despacio nos guía la soledad

rodeando la pendiente

uniendo nuestros miedos

dolores y el pasado.

En finas líneas

que solo el sueño puede dar

cubiertas por un prolongado frío

y silencioso tiempo

días y meses te he descrito

entre la gran humanidad

llena de banalidad y ruina.

Platicándole a la absurda caminata

imágenes que tuercen

y desplazan la luz

que no reconoce rostros.

No he pensado dejarte

aun me aleje de tus pasajeros días,

sé de lo que no es para siempre

somos lo suficiente para recordarnos, si no es así

siempre habrá tiempo para comenzar.

___

Herrumbre

Hay alguien allá afuera

jugando con una lata de cerveza que arrojé ayer

no se oye como si el aire la moviera

además la aplasté completamente,

el sucio vaso se desliza sin peso

ante mi frente ardiendo por la noche.

He mirado cómo los reflejos

corren hasta empequeñecer en el suelo,

los brazos involuntariamente se me contraen

al apagar un húmedo cigarrillo,

maldigo al asomarme por la ventana

como tu tristeza, me aterroriza no poder ver nada,

quisiera que fuera uno solo de tus lamentos.

Alguien afuera no me contesta

ha llegado hasta aquí ayudado por el correr del agua

así que seguro no se agotará,

al próximo ruido que irrumpa la sed

saldré hacia la vela desintegrada

para apagarla y recostarme de nuevo.

El estornudo me encumbre del mareo

pensando enseguida en cómo vendrá

si en la voz única de mi cabeza

si brotara entre mi sangre ácida

si llegara desde los restos del sueño,

como el solitario que traspasa la vida

y en su vacuidad todo lo deforma.

___

Plegaria

Que la rabia suelta

carcoma su pesada frente

y se deje pudrir el sucio nudo

que su burbujeante sangre alimente

a las ratas ciegas

con estrelladas uñas

que lo fijen al árbol más viejo

y su cabellera sea nido

de antiguas aves

que su grasa sea mezclada con la tierra

hasta que amase

en los vacuos corazones presentes

que la lumbre desgarre

su incorruptible boca

aclamando justicia ante la indiferencia

que se deje que la última dolencia

se separe

del más frío suspiro

que la señorita

le tome los calcinados tobillos

y describa su fallida huida

pero que no vengan en su nombre

hablándole a sus hijos

y desolados padres

que aún lo recuerden de pie

y que lo busquen

sin tener sueño alguno

no olviden ajusticiar a esos perros

siguiendo órdenes

que son y serán siempre los mismos

inhumanos corruptores del espíritu.



Luriel Lavista
Luriel Lavista

[Edomex,1990]. Autodidacta, dibujante ocasional y limpiaparabrisas. Gusta de la música electroacústica. Ha publicado en las revistas: Molino de Letras, Vómito de Letras, ERRR Magazine, Factum, El Humo, Círculo de Poesía, Revista Miseria, Otro Páramo, Literariedad. En los espacios de Digo.Palabra.txt, La Rabia del Axolotl y Cronopio.MX. Poemas suyos han sido traducidos al inglés en The Ofi Press Magazine.





Artículo Anterior

En el Bordo, la memoria

Siguiente Artículo

Guardería ABC, a siete años de la tragedia





También te recomendamos


Más historias

En el Bordo, la memoria

Cientos de mujeres marcharon del palacio municipal de Chimalhuacán al Bordo de Xochiaca para exigir verdad y justicia para...

01 Jun, 2016