Recomendamos

Venezuela, en piloto automático

11 Ene, 2013 Etiquetas: ,
Las condiciones de salud de Hugo Chávez han motivado distintos rumores y especulaciones.
¿Cuál puede ser uno de los mayores retos para Venezuela en este contexto?
TEXTO: FERNANDO RODRÍGUEZ

El último par de años en la historia del chavismo pueden contarse como una serie de plazos vencidos que han ido atropellando a un régimen que –asentado sobre los hombros y el carisma de un solo hombre- ha postergado discusiones al interior que le hubieran dado certidumbre sobre su futuro. Es como esas familias que evitan a toda costa recomendarle al padre que haga su testamento por un temor supersticioso de que eso atraiga la desgracia, hasta que el padre muere y todo se descompone.

Mientras Hugo Chávez convalece (o agoniza, ¿cómo saberlo?) en un hospital cubano, Venezuela viaja en piloto automático. Es difícil que el mandatario regrese como lo hizo hace siete meses, cuando inició su última campaña presidencial después de ser intervenido por el cáncer que padece. Sus posibles sucesores se escudan en la figura ausente, confiando en que su mera evocación les sirva para sortear el nuevo plazo que les ha brindado la Corte Suprema. Esta bolsa de oxígeno les servirá para tratar de apuntalar la imagen del “chavismo después de Chávez” y, al mismo tiempo, le ayudará a la oposición para buscar cohesionarse frente a una posible nueva elección.

El vicepresidente Nicolás Maduro gobernará de facto durante el tiempo que le tome a Chávez regresar, aunque quizá el mismo Maduro no esté seguro de que eso vaya a ocurrir. En cualquier caso, mientras el chavismo toma una decisión, Maduro buscará fortalecer su imagen, atraer el apoyo del ejército que simpatiza en mayor medida con el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, y mantener el respaldo que le heredó Chávez en el último mensaje antes de viajar a La Habana.

Parece un escenario fácil, sin embargo Maduro no navegará con el viento a favor. Aunque muchas de las tareas de gobierno puedan desahogarse con ese piloto automático que dejó Chávez, el tema económico puede terminar siendo el talón de Aquiles de Maduro.

Una de las primeras acciones de Hugo Chávez durante dos años consecutivos (2010 y 2011) fue la devaluación del bolivar, la moneda nacional. El peso de Chávez y su oratoria le permitían tomar estas decisiones sin que se tradujera en repudio social pese a la inflación derivada, e inclusó paradojicamente, le sirvió para justificar su política económica: después de la devaluación del 2010 el presidente acusó a quienes hicieron largas filas para comprar electrodomésticos de ser “cómplices de la especulación”.

El proceso electoral de 2012 postergó una nueva devaluación, pero este año la economía venezolana requiere con urgencia de esta medida.

En octubre de 2012 Chávez ganó la reelección a costa de un aumento del gasto público y un endeudamiento masivo que han generado un déficit fiscal superior al 20% y que para este año podría llegar al 24% del PIB. En los últimos cuatro años de gobierno de Chávez la deuda pública ha crecido 94% y en este punto la industria petrolera del país no basta para ajustar la economía.

El bolivar se ha apreciado frente al dolar y aunque su paridad con la divisa estadounidense se fijó en 2010 en 4.3, en el mercado negro el costo del dólar incluso se quintuplica, según analistas. Además, la expropiación de varias industrias en el país disparó las importaciones. Esto, sumado a una caída en las reservas del Banco Central de Venezuela vuelven necesaria una nueva devaluación.

La firma Barclays Capital estima que para ajustar el desequilibrio fiscal la moneda venezolana debe pasar de los actuales 4.3 bolívares por dólar a 6.50, mientras que Bank of America fija la cifra en 7.5

El dato no es menor. Devaluaciones anteriores han llevado a Venezuela a la recesión, y esta vez, además, se enfrenta a una inflación de casi 19%, según datos del Banco Nacional de Venezuela.

Aún si Maduro puede llevar a cabo la devaluación del bolivar, la reducción del déficit requiere medidas complementarias, como la disminución del gasto público y aumento de impuestos, y es en ese punto en donde la sombra de Chávez no podrá seguir cobijando al vicepresidente.

¿Cómo hará Maduro para explicarle a los venezolanos que Misión Viviendas, el mayor compromiso de campaña de Chávez con el que planteó construir tres millones de casas en seis años, tendrá que frenarse porque el gobierno debe empezar a ahorrar? ¿Sacrificará otro de los programas sociales que han afianzado la base social del chavismo? ¿Cómo los convencerá de que pese a ser una potencia mundial del petróleo deben pagar más por llenar el tanque de gasolina con el fin de aumentar el ingreso fiscal?

Porque la solución tampoco está en los petrodólares. Con los grandes subsidios y dádivas que Venezuela da países como Cuba y China, su mayor ingreso petrolero proviene de… (¿no adivinan?) Estados Unidos. Sin embargo ni siquiera el mayor consumidor del mundo puede garantizarle estabilidad a Venezuela. EU vive un nuevo auge petrolero gracias al shale oil y su importación de crudo venezolano se encuentra en mínimos.

En un escenario incierto cualquier hipótesis cabe. Chávez puede morir pronto o tarde, o puede recuperarse casi milagrosamente y regresar para gobernar hasta el 2019 y quizá más, pero es seguro que el chavismo enfrentará este panorama económico en la orfandad. ¿Ustedes qué opinan?



Fernando Rodríguez
Fernando Rodríguez

Periodista. Fue editor en @ExpansionMX. Actualmente trabaja en Foro global, de Foro TV. En Twitter lo encuentran como: @fe____r.





Artículo Anterior

Los conteos me dan asquito

Siguiente Artículo

Hilvanar historias no es cosa de risa





También te recomendamos


Más historias

Los conteos me dan asquito

Llega el fin de año y ante la falta de información muchos medios realizan interminables conteos que van más allá del resumen...

05 Jan, 2013